Sucesos

“Vemos tranquila a la mamá y por eso pensamos que Yuyu sigue viva”

Vecinas de Emboscada que compartieron con la niña Juliette, que lleva 26 días desaparecida, hablaron de cómo era el día a día de la pequeña y su relación con su madre y su padrastro.

“Vemos tranquila a la mamá y por eso pensamos que Yuyu todavía sigue viva”, dijo a ÚH María Cabrera, una de las pobladoras de la zona de Monte Pacará, Emboscada, que aguarda con impaciencia las novedades del caso Juliette, la niña que lleva 26 días desaparecida.

La mujer acude todos los días frente a la vivienda donde vieron por última vez a la pequeña, y también salió a buscarla por su cuenta, junto con otro grupo de vecinos.

“Nosotras colaboramos en buscarla, cubrimos todo donde se les encontró a las cabras, en San Jerónimo, pero no hay nada de ella”, dijo con signos de angustia en la voz.

En contrapartida, Liz Arce, otra de las personas que dicen haber sido cercanas a Yuyu, no se mantiene tan optimista y muestra dolor por la situación que está viviendo.

La mujer afirma que trabajó para Lilian Zapata, la madre de Juliette, y que conoció de cerca también a Reiner Helmut Oberuber, pareja de Lilian. Ambos se encuentran detenidos e imputados por violación del deber del cuidado y abandono.

“El señor (por el alemán) no era de quedarse en la casa y decían que era muy estricto”, reveló. Luego se acordó de la madre de Yuyu, a quien, supuestamente, la niña tenía mucho miedo. “Cuando se le decía que íbamos a llamar a su mamá tenía mucho miedo: ‘A mamá, no’, repetía casi llorando”, añadió.

Liz recordó a Yuyu como una niña cariñosa y confianzuda, que de vez en cuando tenía arrebatos de ira. En esos momentos, era guardiada y cuidada por su hermana mayor, de 10 años, que hace unos días voló para Suiza.

“La mayor le cuidaba a su hermanita, sobre todo cuando se ponía nerviosa”, recordó.

Lilian, el alemán y las niñas vivían en un condominio en Emboscada, pero se mudaron en la zona de Monte Pacará en el inicio de las medidas sanitarias impuestas por el Gobierno.

BÚSQUEDA. El pasado viernes se realizó un megaoperativo en las zonas aledañas a la vivienda de la niña, con más de 200 efectivos policiales, incluidos los principales investigadores; bomberos voluntarios con canes especialmente entrenados, efectivos militares y hasta voluntarios de la sociedad civil.

Las incursiones no lograron el objetivo de hallar a la pequeña, pero los intervinientes afirmaron que se recabaron datos importantes que ayudarán a seguir con la investigación.

Fuentes de la investigación confirmaron que esta semana seguirán con la búsqueda hasta dar con el paradero de Yuyu.

Por parte del Ministerio Público, el caso estaba siendo investigado por los fiscales Carlos Maldonado y Gedeón Escobar. Luego, el equipo fue ampliado, sumándose los fiscales Lorenzo Lezcano y María Irene Álvarez.


S.
J,
e.

El pedido del abuelo
Rufino Zapata, abuelo de Juliette, realizó un desesperado pedido a la pareja de su hija, para que pueda ayudar a los investigadores a avanzar en el caso de su nieta. Indicó que si su hija y el alemán hablan de rapto, deben señalar quiénes serían los responsables. Exhortó al extranjero a contar quiénes son sus enemigos o a quiénes falló para que se dé fin a esta situación que tiene angustiada a toda su familia y también a la ciudadanía que sigue de cerca el caso.

Dejá tu comentario