Mundo

UE apoya ingreso de Ucrania, pese a combates contra Rusia en el este

El ejecutivo europeo respaldó el viernes la candidatura de Ucrania a la Unión Europea (UE), en un gesto de fuerte solidaridad que coincide con la intensificación de los combates contra las fuerzas rusas en el este del país.

La Comisión Europea recomendó otorgar a Ucrania el estatuto de candidato y gracias a este visto bueno, la cuestión podrá debatirse en la próxima cumbre europea del 23 y el 24 de junio en Bruselas.

"Todos sabemos que los ucranianos están dispuestos a morir para defender sus aspiraciones europeas. Queremos que vivan con nosotros, por el sueño europeo", declaró la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, vestida con los colores azul y amarillo de la bandera ucraniana.

Los 27 miembros de la UE deberán dar su luz verde de forma unánime, pero Kiev ya cuenta con el visto bueno de Alemania, Francia e Italia, que escenificaron su apoyo el jueves en un viaje a Ucrania de sus máximos dirigentes.

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, celebró esa "decisión histórica" y dijo que esperaba un "resultado positivo" en la próxima cumbre.

El presidente ruso, Vladimir Putin, aseguró por su lado que no tiene "nada en contra" de que Ucrania adhiera a la UE.

"A diferencia de la OTAN, la UE no es una alianza militar" y "adherir a uniones económicas es una decisión soberana (...) del pueblo ucraniano", declaró Putin en la sesión plenaria del Foro Económico Internacional de San Petersburgo.

Sin embargo, matizó, si Ucrania es admitida en la UE, "se convertirá en una semicolonia" de los países occidentales.

La adhesión de Ucrania al bloque comunitario podría tomar años, ya que el país tiene que cumplir una serie de requisitos. Todavía hay "mucho por hacer", especialmente en la lucha contra la corrupción y el respeto al Estado de derecho, dijo Von der Leyen.

Horas después del anuncio de la Comisión, el primer ministro británico, Boris Johnson, visitó Kiev por sorpresa, por segunda vez desde el inicio de la ofensiva rusa, el 24 de febrero.

"Los numerosos días que dura esta guerra han demostrado el apoyo firme y determinado de Gran Bretaña a Ucrania", tuiteó Zelenski.

En la capital ucraniana, Johnson ofreció "un gran programa de formación" para las tropas ucranianas. El plan podría formar hasta a 10.000 soldados cada 120 días, detalló su gabinete.

Además de la presión militar sobre Ucrania, Rusia sigue inyectando tensión en el mercado del gas con reducciones del suministro a Europa.

El operador de la red francesa de transporte de gas GRTgaz anunció que no recibe gas ruso por gasoducto desde el 15 de junio y la italiana Eni dijo que espera recibir solo un 50% del gas pedido al gigante ruso Gazprom durante la jornada.

Varios países europeos, entre ellos Italia y Alemania, dependen en gran medida del gas ruso para satisfacer sus necesidades energéticas.

En la mayoría de países europeos la escasez de gas no se siente aún, ya que en pleno verano no se necesita prender la calefacción.

Pero el oeste de Europa sufre actualmente una ola de calor y los precios de la energía aumentaron de manera considerable, sumándose a una inflación galopante.

Putin negó que el alza de precios de los combustibles se debiese a la ofensiva militar en Ucrania y lo achacó a "errores sistémicos" de los países occidentales.

"Todos hemos oído hablar de una supuesta 'inflación Putin' (...). Nuestras acciones para liberar el Donbás no tienen nada que ver con eso", insistió.

En Ucrania, 113 días después del inicio de la guerra, "la situación humanitaria, en particular en la región oriental del Donbás, es extremadamente preocupante y sigue deteriorándose rápidamente", advirtió la Oficina Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA).

Cuatro civiles murieron y seis resultaron heridos el viernes en un bombardeo ruso en la región de Donetsk, que con la de Lugansk conforma el Donbás, dijo el gobernador Pavlo Kyrylenko en Telegram.

Los combates entre tropas rusas y ucranianas continúan en Severodonetsk, una ciudad clave del Donbás que Moscú intenta conquistar desde hace semanas.

El gobernador de Lugansk, Serguéi Gaidai, llamó a un alto el fuego total para evacuar a los 568 civiles, entre ellos 38 niños, refugiados en una enorme planta química de la ciudad. Salir de la fábrica es "imposible y peligroso" por los combates, indicó.

En el pueblo de Adamivka, en la línea de frente del Donbás, cerca de la ciudad de Sloviansk, un cohete cayó en el jardín de una comunidad de monjas ortodoxas, que viven bajo el bombardeo casi constante de las fuerzas rusas.

"Confiamos en la voluntad de Dios. Este es nuestro hogar, no tenemos otro lugar al que ir", dijo la hermana Anastasi.

En Mikolaiv (sur de Ucrania), al menos dos personas murieron y 20 resultaron heridas en un ataque ruso, informó el gobernador de la región, Vitali Kim.

Fuente: AFP

Temas

Dejá tu comentario