30 may. 2024

Trastornos psicológicos y psiquiátricos

Los trastornos psicológicos y psiquiátricos son condiciones que afectan la salud mental de una persona y pueden interferir con su capacidad para funcionar en la vida diaria. Aunque a menudo se utilizan de manera intercambiable, existen diferencias entre estos dos términos.

Los trastornos psicológicos se refieren a condiciones que afectan el funcionamiento mental y emocional de una persona, como la depresión, la ansiedad, el trastorno obsesivo-compulsivo, entre otros. Estos trastornos son diagnosticados y tratados por psicólogos y otros profesionales de la salud mental a través de terapias psicológicas.

Por otro lado, los trastornos psiquiátricos son condiciones que afectan la salud mental de una persona y que requieren intervención médica, como la esquizofrenia, el trastorno bipolar, entre otros. Estos trastornos son diagnosticados y tratados por psiquiatras, que son médicos especializados en el tratamiento de trastornos mentales a través de medicamentos y terapias.

En resumen, la principal diferencia entre los trastornos psicológicos y psiquiátricos radica en la forma en que son diagnosticados y tratados, siendo los primeros abordados por psicólogos a través de terapias psicológicas y los segundos por psiquiatras a través de medicamentos y terapias. Sin embargo, ambas disciplinas trabajan en conjunto para ayudar a las personas a superar sus problemas de salud mental.

El abordaje de los trastornos psicológicos y psiquiátricos puede variar dependiendo de la naturaleza y gravedad de cada condición, así como de las necesidades y preferencias individuales de la persona afectada.

Sin embargo, existen algunas estrategias generales que pueden ser útiles en el tratamiento de estos trastornos:

1. Evaluación y diagnóstico: Es fundamental realizar una evaluación completa y precisa para identificar el trastorno específico y determinar el mejor enfoque de tratamiento.

2. Tratamiento psicológico: Los trastornos psicológicos suelen tratarse con terapias psicológicas, como la terapia cognitivo-conductual, la terapia interpersonal, la terapia de aceptación y compromiso, entre otras. Estas terapias pueden ayudar a la persona a comprender y cambiar patrones de pensamiento y comportamiento disfuncionales.

3. Tratamiento psiquiátrico: Los trastornos psiquiátricos pueden requerir medicación para controlar los síntomas y mejorar el funcionamiento mental y emocional de la persona. Es importante seguir las indicaciones del psiquiatra y realizar un seguimiento regular para ajustar la medicación según sea necesario.

4. Apoyo social: El apoyo de familiares, amigos y grupos de apoyo puede ser fundamental en el proceso de recuperación de una persona con un trastorno psicológico o psiquiátrico. El contacto con otros que han pasado por experiencias similares puede ser reconfortante y motivador.

5. Autocuidado: Es importante que la persona afectada cuide de su bienestar físico y emocional, incluyendo una alimentación saludable, ejercicio regular, descanso adecuado y actividades recreativas que promuevan el bienestar mental.

En general, el abordaje de los trastornos psicológicos y psiquiátricos debe ser integral, considerando la combinación de diferentes estrategias terapéuticas y el trabajo conjunto de profesionales de la salud mental para brindar el mejor tratamiento posible a la persona afectada. Es importante recordar que cada caso es único y requiere un enfoque individualizado y personalizado.

(*) Magíster en Sicología Clínica y Especialista en Sicología Jurídica y Forense - CENPCI.org

Más contenido de esta sección
No se admitirá a homosexuales. Tampoco chicos con aritos ni tatuajes. No se admitirá a jóvenes que solo hablen guaraní o aquellos que visten todo de negro, se pinten el pelo o usen ropa oversize. No se admitirá nenes que usen camiseta rosa o niñas que lleven el pelo corto como varones o usen piercing o cualquier otra “cosa rara” que pueda incidir en el resto del grupo.