Política

Testigo afirmó que la Itaipú no iba a contratar a Quintana

Uno de los testigos que declaró ayer en el juicio oral al senador colorado Víctor Bogado señaló que la Itaipú no iba a contratar a Gabriela Quintana debido a que ella era funcionaria de la Cámara de Diputados.

Varios funcionarios de la Itaipú Binacional declararon ayer en el juicio oral donde juzgan al legislador cartista Víctor Bogado, en el caso conocido como la niñera de oro.

El testigo Heriberto Mieres, director de Talento Humano de la binacional, refirió que si la persona a ser contratada presta servicios en otra institución estatal no la contrataría.

Según la acusación fiscal, Gabriela Quintana era funcionaria de Diputados, y fue contratada por la Itaipú el 4 de marzo del 2013, para luego ser comisionada de nuevo a la Cámara Baja, a pedido de Víctor Bogado. El otro procesado es Miguel Pérez.

El juicio oral se lleva ante los jueces Elio Ovelar, Juan Carlos Zárate y Víctor Medina, quienes también escucharon los testimonios de Eva Villalba de Romero, Jorge Alderete Rodríguez y Jorge Recalde.

Mieres explicó en su testifical que los contratos valen desde la fecha en la que constan en los mismos, y que por lo general, eran firmados por los empleados y luego por el titular de la binacional.

Los fiscales Liliana Alcaraz y René Fernández, leyeron el contrato que firmó Quintana en la citada fecha, como asistente administrativa II, con un salario de G. 8.739.300, y donde se pactaba exclusividad de los servicios.

DEFENSA. Por su parte, la defensa insistió en las consultas si los funcionarios de la Itaipú eran o no funcionarios públicos. La mayoría coincidió que no lo eran, porque no dependían del Estado.

El testigo Jorge Alderete, hermano del actual director de Itaipú José Alberto Alderete, explicó la forma en que se realizaban los contratos y que un anexo de personal del tratado de Itaipú, les autorizaba a los comisionamientos.

Durante la declaración de los testigos, varios documentos fueron leídos, tales como el contrato de Quintana, los que fueron incautados por la fiscalía en su constitución en la binacional.

Los denominados ciudadanos autoconvocados, aprovecharon una de las pausas del juicio oral, para escrachar al testigo Alderete.

Ya en el juicio oral, el abogado Andrés Casati pidió sanción, y el juez Ovelar dispuso que si se cometen desmanes aunque sea fuera de la audiencia, sean sacados del Palacio de Justicia.

TESTIGOS. En la causa, aún faltan cinco testigos por declarar, Wildo Almirón, asesor jurídico de Itaipú, Guadalupe Aveiro, esposa de Bogado; y el actual senador Juan Bartolomé Ramírez.

También están la diputada Celeste Amarilla, viuda de Franklin Boccia; y Carlos Samudio, secretario general de la Cámara Baja.

Luego vendrán las pruebas documentales, aunque varias de ellas ya fueron producidas en el juicio oral.

El tribunal de Sentencia dispuso el cuarto intermedio, y el juicio oral continuará mañana, desde las 14:00 horas, en el Poder Judicial.

En el caso de la diputada Amarilla, la misma solicitó que declare en la sede del Poder Legislativo.

Por su parte, uno de los defensores señaló que aparentemente el senador liberal Juan Bartolomé Ramírez iba a presentarse al juicio oral para declarar.

Dejá tu comentario