Edición Impresa

Tabesa y una superproducción de cigarrillos

Con una superproducción que alcanzó más de 31 millones de cigarrillos al año, Tabacalera del Este SA (Tabesa) vendió al fumador paraguayo hasta 94 cigarrillos diarios per cápita, siendo el líder en el rubro con la totalidad estimada de fumadores cautivos, en una relación asimétrica con la capacidad de consumo del mercado interno que habla de un llamativo discurso de éxito nunca visto, o acaso imposible comercialmente.

Tabesa, empresa que es fuente principal operativa del Grupo Cartes, del ex presidente Horacio Cartes, recalca que sus operaciones son principalmente para el mercado paraguayo con lo que en ventas entre el 2013 y el 2018, según lo que consignó ante la Subsecretaría de Estado de Tributación (SET), sumó USD 1.1 billones gracias a compradores del mismo grupo empresarial con rubros lejanos al tabaco, fallecidos y empresas que no guardan relación con su perfil adquisitivo. Además registró unos USD 43 millones de productos colocados en exportación.

Para satisfacer a los números de ventas de la tabacalera cada fumador paraguayo debió comprar solo en el 2021 unos 15.927 cigarrillos anuales, siendo totalmente fiel a las marcas de Tabesa, lo que daría un ritmo de 44 cigarrillos diarios. En tanto en años anteriores esta cifra fue aún más amplia, llegando a la relación consumidor-producción a unos 94 cigarrillos en el 2017, 89 en el 2018, 69 en el 2019 y 52 en el 2020.

La inconsistencia de oferta y demanda salta de un simple ejercicio de relación entre lo declarado en ventas por Tabesa ante la SET, la cantidad de población año a año registrada por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) y la consideración de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que estima que un 13,3% de los paraguayos fuma. En este último dato se omite que la OMS habla de un consumo promedio de 10 a 15 cigarrillos diarios por fumador.

Llamativo modelo de negocio. Mientras que más allá de la evidencia de la capacidad del mercado o acaso la demanda, según la propia cantidad de población, Tabesa apostó como modelo de negocio a una producción masiva que alcanzó números insostenibles para la sobrevivencia de una empresa que decida desafiar los números de la realidad.

Tabesa como megaproductora generó cajas máster que contienen 50 gruesas de 20 cajetillas con 10 pabilos cada uno con un ritmo de 3 millones a 1.6 millones al año.

Así alcanzó en el 2017 una producción en unidades de 31.251.350.000 cigarrillos, en el 2018 de 30.480.550.000. En el 2019 unos 26.183.630.000 pabilos, para descender en el 2020 a 19.9335.620.000 unidades y en el 2021, 16.981.510.000. Mientras que en exportación en los mismos años se destinaron en cajas máster 93.163, 49.501, 95.315, 125.735 y 138.540 paquetes.

Todo, según los datos que se extraen de las ventas del mercado interno de Tabesa en la declaración jurada informativa del impuesto selectivo al consumo y del mercado externo de la SET y la Dirección Nacional de Aduanas, recogidos por Seprelad.

Diferencia consumo Tabesa vs. Paraguay. Año tras año desde el 2017 al 2021, Tabesa supera el consumo del mercado paraguayo de cigarrillos por más de 20 millones de pabilos anuales.

Solo en el 2017, Tabesa produjo 31 millones de cigarrillos sobrepasando lo requerido por más de 26 millones, si se calcula a una población consumidora estimada de 93.325 personas, que fumen un promedio de 15 cigarrillos al día, que necesitaría unos 4 millones 900 unidades del producto.

Así también en el año 2018, con la necesidad límite de poco más de 5 millones la tabacalera generó demás 25 millones, en el 2019 para similar demanda 20 millones, en el 2020 unos 14 millones y finalmente 11 millones para el 2021, todo por sobre el consumo promedio en nuestro país.

Incautaciones. En correspondencia, en los mismos años fue incrementando la cantidad de cigarrillos incautados en tránsito ilegal hacia Brasil, donde resuena la marca de Tabesa, Eight, en cargamentos preparados para el contrabando.

De lo que va del 2022, en los primeros días de mayo, se encontraron cigarrillos Eight como parte de un contingente de alrededor de 1 millón de cajetillas, que estaban listas para ser enviadas al vecino país por un puerto clandestino denominado Bambú, a orillas del lago Itaipú, en el margen derecho.

El alto al tráfico ilegal fue llevado a cabo en dos intervenciones en las que se encontraron 500 mil cajas en cada una, entre la madrugada y el mediodía del lunes 9, en una operación anticontrabando de la UIC y la Armada Paraguaya. Según los informes del fiscal Emilio Fuster, la partida de cigarrillos de Tabesa estaba acomodada en 11 embarcaciones con motores y nueve vehículos, junto a otras marcas más de tabaco, listas para ir al Brasil.

Dejá tu comentario