12 abr. 2024

Somos lo que consumimos

Hace unos días, unos amigos me estaban confrontando sobre el uso desmedido del teléfono; y sí, tengo que reconocer, tengo un poco de nomofobia (adicción al celular). Este es un término nuevo que identifica a muchos. Es realmente una situación densa en la que estamos profundamente metidos hoy los jóvenes, adolescentes e inclusive niños. Tenemos este problema: las redes sociales y las largas horas que les dedicamos.

Justamente varios estudios definen a la nomofobia como el miedo irracional a permanecer sin el celular. Y se puede decir que hoy las redes se están llevando gran parte de nuestra vida cada día, sin que nos demos cuenta.

Esta frase: “Somos lo que consumimos”, está más que utilizada, pero es que en verdad nos representa. ¿Qué es lo que estamos haciendo?, viendo videos todo el día, atrasando cosas simples, como el estudio, el trabajo, el sueño.

Me parece que, con el uso desmedido de la tecnología, estamos navegando en un camino que no nos está llevando por buen rumbo y me hace pensar en qué nos estamos convirtiendo.

Hoy nuestra vista está pagando de mala manera tantas horas frente a las luces de las pantallas. También lo están pagando nuestras horas de descanso y aquellos sueños o metas que no se están cumpliendo porque estamos procrastinando (dejando para después). Hoy, seguro que estamos viendo horas de video mientras la comida se quema, mientras los chicos/familia esperan compartir con nosotros, mientras la beca a la que tanto querías aplicar se posterga, o mientras ese trabajo soñado te está esperando.

Es cierto, tenemos un sinfín de contenidos que se adaptan a todos los gustos para entretenernos las 24 horas, películas, series, redes sociales, programas de tevé, noticias rápidas (sin mucho texto como a muchos les gusta), y más, que se convirtieron en nuestra cotidianeidad. Un ejemplo de esto es el uso de las tecnologías en los niños, sobre quienes ya no tenemos un control y luego empezamos a sufrir las consecuencias, porque ya ni sabemos qué consumen.

Hoy, el uso de esta plataforma nos aleja más de los que están presentes para conectarnos con quienes están a kilómetros de distancia. Se podría decir que su uso desmedido nos aleja de nuestra realidad y se requiere de un compromiso personal para que eso cambie.

Algunos la llaman a esta adicción “la enfermedad del XXI”, y ya anuncian que esta situación va en aumento. El término nomofobia se utilizó por primera vez en el 2008 y expertos analizan que se da cuando la pérdida de celular, quedarse sin batería o saldo, o la falta de señal generan una gran ansiedad en las personas.

Según el portal El Confidencial, los datos muestran que el 61% de los usuarios miran su móvil en los primeros 5 minutos después de despertarse, y el 72% al menos una vez cada hora, siendo más del 50% los que lo comprueban varias veces en ese mismo lapso; y sinceramente, yo soy una de ese cincuenta por cierto, por eso me puse a evaluar esto.

Estamos inmersos en un consumo compulsivo de tecnología y no estamos generando nada productivo muchas veces. Si te mirás de aquí a unos años, ¿te gustaría verte en lo que te vas a convertir?, porque, al fin de cuentas, somos lo que consumimos.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.