22 may. 2024

Sojeros recurren al BCP para refinanciar deudas ante sequía

Los productores de soja solicitaron al Banco Central del Paraguay (BCP) medidas transitorias para no castigar las refinanciaciones del sector, que busca mitigar en varios frentes la merma de rendimientos como consecuencia de la sequía.

Al igual que en el 2012 y 2019, cuando la falta de lluvia impactó en la producción sojera, los agricultores esperan que la banca matriz acceda este año a no reducir la calificación de los deudores, para que a su vez las instituciones privadas con tranquilidad puedan otorgar flexibilidades para el pago de los compromisos financieros luego de estudiar cada caso. “Dentro de las propuestas y recomendaciones está la refinanciación, reestructuración y renovación de deudas. El objetivo es amortiguar el impacto que tiene una circunstancia como esta en el aparato productivo, que no se desarme y que se pueda seguir trabajando”, explicó el presidente de la Unión de Gremios de la Producción, Héctor Cristaldo, sobre uno de los pedidos a las autoridades estatales.

En otro frente, dijo que está de acuerdo con el pedido que hizo la Asociación de Productores de Soja acerca de la suspensión de pago de anticipos del impuesto a la renta empresarial, así como la atención a la agricultura familiar campesina que tiene deudas en el sector público.

Los sojeros se reunieron hace días para tratar estos puntos con autoridades estatales y esperan respuestas a sus planteamientos el próximo lunes. El objetivo del grupo es mantener la cadena productiva activa, ya que los perjuicios repercuten en toda la economía paraguaya como se observaron en experiencias anteriores.

clima. Las lluvias de los últimos días llegaron mayormente a zonas del Norte y Sur, pero de manera dispersa, mientras que en el resto de las áreas agrícolas, las precipitaciones son prácticamente insignificantes. “Ayuda la lluvia, pero no soluciona el problema que ya está instalado”, dijo Cristaldo.

Si continúan las precipitaciones hasta mañana, como marcan las proyecciones, los cultivos podrían mejorar, pero solo en alrededor del 15%. En este momento los daños son irreversibles en la mayoría de las parcelas, donde hace unos 10 días se hablaba de una pérdida del 40% de la producción y que todavía puede empeorar.

Sí beneficiará más a la siembra de maíz, que sigue a la cosecha sojera en los mismos suelos y que puede atenuar las mermas económicas del sector agrícola.


Ni las recientes lluvias logran dar tranquilidad al sector agrícola debido a que las pérdidas ya están instaladas. Para amortiguar el impacto, el sector pidió flexibilidad para pagar sus deudas.

Analizan resiembra para mitigar pérdidas
Edgar Medina
CIUDAD DEL ESTE
La mayor parte de la siembra tempranera se cosechó con un promedio de producción de entre 1.200 a 1.300 kilogramos por hectáreas, de una expectativa de 3.500 kilos. Ante este escenario, algunos productores quieren resembrar sus parcelas.
“Muchos están viendo volver a plantar soja, estamos todavía en el marco del tiempo, pero estamos tropezando con un problema, porque todo lo que se cosechó fue un cultivo muy sufrido, no terminaron su ciclo, maduró 20 días antes y estamos probando si germina bien, si tiene vigor. En algunos lugares se están encontrando problemas graves”, explicó el ingeniero Rubén Sanabria, referente esteño de la Coordinadora Agrícola del Paraguay.
El Alto Paraná es el mayor productor de soja del país, con unas 870.000 hectáreas, en las que se pretendía alcanzar unos 3 millones de toneladas de los 10,5 millones que se pretendía producir en todo el país. Sin embargo, la sequía y las altas temperaturas afectaron gravemente los cultivos arrojando más del 40% de pérdida en toda la producción, aunque la merma puede continuar si persiste la sequía y el extremo calor.


Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.