País

Si vuelve del súper, no hace falta que se cambie de ropa

PREVENCIÓN. El miedo a llevar el virus a la casa, sea en la ropa, los zapatos y hasta en el cabello, se hizo recurrente.

A menos que alguien le haya tosido o estornudado, no es necesario bañarse o cambiarse de ropa al regresar a casa, luego de salir a realizar un trámite puntual o de las compras en el supermercado.

“No existe reporte en donde se haya registrado el contagio a través de ropa o calzado contaminado; es muy poco probable adquirir la enfermedad de este modo y, por lo tanto, no es necesario cambiarse la ropa luego de hacer compras en el supermercado”, tranquiliza la Dra. Elena Candia, presidenta de la Sociedad Paraguaya de Infectología (SPI), al responder preguntas que surgen del desasosiego general por el temor a llevar Covid-19 al hogar, ya sea en el pantalón, la camisa, el zapato o incluso en el cabello.

La principal forma de transmisión –instruye– sigue siendo a través de las gotas respiratorias que contienen el virus que un enfermo expide al toser o estornudar. “Estas, al entrar en contacto con nuestra mucosa ocular, nasal u oral, puede producir la enfermedad. Así también, cuando un enfermo se toca la nariz o la boca y luego nos pasa la mano, se contaminan las nuestras y al llevarlas al ojo, boca o nariz, estaríamos adquiriendo la enfermedad”, indica.

Ahora bien, ¿pueden las gotitas –de un estornudo al aire– quedar atrapadas en nuestra ropa? Candia sostiene que hay que partir del supuesto que “nuestra ropa podría contaminarse del mismo modo en que se contaminan otras superficies, si un enfermo estornuda, tose o nos toca con su mano contaminada”. Esto es más frecuente en un trabajador sanitario o quien cuida a un paciente con Covid-19 y está en contacto directo con líquidos biológicos, como las secreciones y rodeado de superficies contaminadas con el virus.

BARBA Y CABELLO

Mucho se habla de que hay que recogerse el cabello o rasurarse la barba para evitar contagiarse.

La especialista explica que el virus puede alojarse en distintas cortezas; siendo las de mayor preocupación las superficies de alto contacto (pasamanos de buses, carritos de súper, picaportes, etc.), ya que de esa forma uno podría inocularse a sí mismo, a través de las manos contaminadas.

“El virus podrá alojarse en el cabello o barba si un enfermo tose o estornuda sin cubrirse la boca o nariz y sin guardar distancia”, insiste y aclara que “no hay evidencia de que tener barba nos haga más o menos vulnerables al virus”.

Igual se recomienda mantener hábitos de higiene. El Dr. Hernán Rodríguez, director de Vigilancia de Enfermedades Transmisibles del Ministerio de Salud, señala que al personal sanitario sugieren “cabello recogido y recortarse la barba, de tal forma que la mascarilla pueda ajustarse a la piel”, cuenta.

Utilizar alcohol o lavandina como desinfectante de superficies sucias, como es la suela del calzado, tiene poca utilidad. Por eso se recomienda
dejar los calzados afuera de la casa. Dra. Elena Candia, presidenta de la SPI.

Dejá tu comentario