Opinión

Se hizo justicia

Estela Ruíz Díaz Por Estela Ruíz Díaz

“Esto es un ataque al Poder Judicial, ¿acaso no ven? A ustedes cualquier viento les tumba”.

Con esta frase, el ministro y presidente de la Corte Suprema de Justicia, Antonio Fretes, respondió en tono de reprimenda a sus colegas que le plantearon en coro que debe dar un paso al costado, luego del escándalo de una supuesta coima para evitar la extradición de Mohamad Hijazi a EEUU y que tiene como protagonista principal a su hijo abogado, Amílcar.

Embed

El jueves 17 explotó la granada en el rostro del hombre más poderoso de la Corte generando la indignación ciudadana, de sectores políticos opositores y contados colorados, excepto del cartismo que le dio su apoyo explícito.

Carolina Llanes, Alberto Martínez Simón, Eugenio Jiménez, Luis María Benítez Riera, Víctor Ríos y César Diesel se trasladaron a su oficina particular, una especie de búnker, que Fretes tiene hacia la zona de Itá Enramada. Manuel Ramírez siguió el encuentro vía telefónica. César Garay, el eterno ausente, no se dio por enterado del asunto.

Allí, ese mismo jueves, los ministros le plantearon la necesidad de su renuncia o al menos que pida permiso por la imagen institucional. Le explicaron que este escándalo afectaba gravemente a la Corte Suprema y que todos los esfuerzos que están haciendo para recuperar la credibilidad, se van por la borda. En un primer momento, Fretes entendió la situación, aceptó pedir permiso y tomarse unas vacaciones “que nunca tomé”. Abandonó brevemente la reunión para hablar con su séquito de la UNA y algunos “masones” que siempre lo acompañan. Volvió con otro semblante, más envalentonado. Fue cuando reclamó a sus colegas su debilidad por dejarse amendrentar. Sin embargo, ratificó su promesa de dar el paso al costado. Los ministros abandonaron esperanzados la reunión y rápidamente ordenaron la confección del documento. Cuando estaba listo para la publicación, Fretes llamó para frenar el operativo.

DECANO. Fretes ha visto pasar seis presidentes desde que asumió el cargo en el 2001. Su habilidad y falta de escrúpulos para vincularse con el poder político y económico (y satisfacer sus inmorales demandas) lo convirtió en estas dos décadas en el hombre fuerte de la Justicia, poderoso e indestructible. A pesar de su mala fama, sabe que no será removido del cargo porque ha sido fiel al pacto de no fallar contra sus protectores políticos. La oposición prepara un juicio político. Es casi seguro que no tendrá éxito, pero servirá para mostrar públicamente quiénes son sus cómplices en el Congreso.

COIMA PROTOCOLIZADA. Un absurdo. Así podría llamarse al escándalo que mueve los cimientos de la Corte porque es la primera vez que aparece un acuerdo con tufo a coima documentado. De la mano del senador Pedro Santacruz se dio a conocer un acuerdo firmado entre Amílcar Fretes (hijo del ministro) y un familiar del lavador de dinero Mohamed Hijazi para evitar su extradición a EEUU. La suma estipulada fue de 368 mil dólares, de los cuales se adelantó 60 mil, supuestamente. Como la extradición se concretó, tuvieron que devolver el dinero, bajo amenaza. “Sharif personalmente me pide hablar con mi padre, para no extraditarlo. Me apretaron para hablar con mi padre, pero no accedí”, confesó Amílcar a radio Monumental.

Padre e hijo pretendieron hacer creer que no había conexión entre ellos. Justamente el caso Hijazi debía resolverlo Fretes en la Sala Constitucional. La presión norteamericana pudo más y el libanés fue extraditado luego dar pelea en los estrados judiciales.

LA MANO INVISIBLE. El escándalo Fretes es similar a las revelaciones que tumbaron al poderoso senador colorado Oscar González Daher. Aquellos audios que se liberaron misteriosamente supusieron el fin del reinado de más de dos décadas del político que manipuló la justicia para acumular fortuna, poder e impunidad. La publicación del acuerdo/coima tiene el mismo impacto. Ayer, el senador Santacruz confesó en cierta forma que fue depositario de un operativo secreto. “El jueves hicimos público algo que se sabía. Demasiada gente sabía y fueron cómplices con su silencio. Llegó a nosotros porque sabían que no caeríamos en lo mismo. Agradezco la confianza y no voy a defraudar”, empezó un relato y luego desgranó sus sospechas sobre Sandra Quiñónez.

En esta situación está comprometida la titular del Ministerio Público, que no supo aclarar porqué un fiscal asegura que entregó el comprometedor documento a sus jefes, pero luego lo niegan. Para agregar más densidad a esta oscura historia, en la trastienda aparece el caso del asesinato del fiscal Marcelo Pecci.

La mano invisible posa su mano sobre Fretes y abre interrogantes que van más allá del escenario judicial.

SE HIZO JUSTICIA. La revelación del caso es un corolario adecuado para un magistrado que ha manipulado la justicia desde sus inicios. Como todo aquel que ha abusado del poder y vivido en la orgía de los privilegios en absoluta desconexión de la realidad, hoy se aferra al cargo sin un gramo de dignidad.

El acuerdo impúdico fue una granada que explotó a tiempo para evitar que se escribiera una historia benigna sobre su paso por la Justicia. Explotó a tiempo para evitar que salga por la puerta grande de la jubilación. No se sabe si aguantará la presión. Podrá quedarse hasta marzo también, cuando el imperio de la edad lo obligue a dejar el cargo. Pero a él solo le queda la pequeña ventana por donde deberá escabullirse envuelto en la túnica de la deshonra.

Textual

“Los jóvenes deben ser rebeldes con causa para no hacer caso al sistema que conduce a lugares donde no debemos ir como humanidad. La cultura es donde se encuentra fortaleza. Así que cuando te toque elegir a quién seguirle o a qué medio seguirle, buscar siempre lo mejor. Elegir bien lo que leemos y no desperdiciemos nuestro tiempo leyendo basura, perdón por la palabra, pero podemos invertir tiempo leyendo a los grandes pensadores de este tiempo”.

(Berta Rojas, guitarrista)

Lo que hay que saber

CAMBIO DE GUARDIA. Jorge Bogarín tendrá el timón del TSJE en las elecciones del 2023. Reemplaza a Bestard, cuyo mandato deja el escándalo de la quema de máquinas de votación.

RECOMPENSA. EEUU anunció una millonaria recompensa de 5 millones de dólares por información que lleve al arresto de los conspiradores del crimen del fiscal Marcelo Pecci.

DISPUTA FEROZ. Finalmente se presentaron 58 candidatos para la Fiscalía General y se desató la febril negociación para la elección del futuro titular que requiere alto consenso político.

RABONA. No contentos con los privilegios, los diputados no sesionan por la ausencia de la mayoría, en absoluto desprecio a sus obligaciones. Todos están en campaña electoral.

Dejá tu comentario