19 jul. 2024

Se debe enfrentar la inflación para proteger a la mayoría

Los precios de productos básicos de la canasta familiar están aumentando rápidamente, situación que agrega angustia a las familias paraguayas, que en su gran mayoría sobreviven con ingresos bajos y volátiles, empleos precarios e informales y sin mecanismos de protección social que permitan suavizar los ciclos de consumo. La inflación tiene un alto contenido político, ya que trae aparejadas incertidumbre y sensación de vulnerabilidad, porque es un fenómeno totalmente ajeno al control de las personas. Esta sensación siempre viene acompañada de malestar social y desaprobación política. El Gobierno tiene instrumentos para enfrentar al menos una parte de las causas, pero, como toda política, debe decidir a quién beneficia.

La inflación no es un fenómeno exclusivamente monetario como se enseña en los cursos iniciales de economía; por lo tanto, la política pública tiene múltiples instrumentos para reducir su impacto en las familias, sobre todo en aquellos grupos socioeconómicos que no tienen ninguna capacidad para mantener sus niveles de consumo en un contexto de aumento de precios de la canasta básica.

Este objetivo debe ser prioritario. La inflación es una fuente de injusticia social, tiene un alto impacto regresivo acentuando los ya inmorales niveles de desigualdad, aumenta la pobreza y limita las oportunidades de generación de empleo. A largo plazo, la incertidumbre que genera la inflación obstaculiza el emprendedurismo y la inversión. Así como le damos alto valor a la estabilidad macroeconómica, debemos valorar la estabilidad de las familias a nivel micro.

Si bien hay determinantes donde la política pública tiene poco espacio para accionar como el aumento del precio del petróleo o del tipo de cambio, la política fiscal y el impulso a la competencia tienen un rol fundamental en la ralentización del aumento de los precios y en la mitigación de la pérdida de poder adquisitivo del ingreso de los trabajadores.

A corto plazo, un pilar fundamental de la contención de la inflación es el impulso a la agricultura familiar de manera a aumentar la oferta de alimentos, que históricamente vienen teniendo un aumento mayor que el promedio de inflación. Esta medida no solo redundará en beneficio de los trabajadores y sus ingresos, sino también en la contención de costos de una amplia proporción de micro, pequeñas y medianas empresas que se encuentran en la rama gastronómica.

Obviamente, el impulso a la agricultura familiar debe ir acompañado de un férreo control del contrabando y de políticas sociales que garanticen estabilidad en los niveles de consumo. Los altos gastos de bolsillo en salud y educación conspiran con cualquier objetivo de mantener la capacidad adquisitiva y de consumo de los hogares.

El efecto regresivo de la inflación puede contrarrestarse con el impulso a las políticas que son progresivas como las de salud, educación y protección social no contributivas financiadas con recursos extraordinarios provenientes justamente de los factores causantes de la inflación. El aumento de los precios internacionales de los productos exportados por Paraguay, como soja o carne, y que generan incremento en los precios internos, puede financiar la política fiscal que contrarreste parte de los efectos inflacionarios.

Por otro lado, las regulaciones de mercado, reduciendo conductas monopólicas, oligopólicas u oligopsónicas, son determinantes en los precios de una economía. El caso de la carne es emblemático y ejemplar en este sentido, concentrado en pocos frigoríficos. La logística de intermediación de la agricultura familiar es otro caso que debe revisarse. La mejor regulación del transporte público y los precios de pasajes.

Estos son algunos ámbitos que afectan de manera directa a la capacidad adquisitiva de los ingresos laborales, pero hay otros tanto o más importantes que deben ser objeto de intervención estatal, ya que el país cuenta con un marco normativo-institucional de defensa de la competencia y del consumidor que debe ser puesto en práctica para beneficio de la mayoría.

Más contenido de esta sección
Un proyecto que buscaba modificar el Código Penal para evitar que los casos de corrupción prescriban en la Justicia fue rechazado por los diputados y enviado al archivo. Se buscaba endurecer las penas, ampliar el universo de tipos penales, extender plazos para la prescripción y endurecer criterios de medición de la pena para delitos de corrupción pública y privada, con énfasis en la corrupción cometida por funcionarios públicos. El rechazo de esta propuesta parece una verdadera declaración de intenciones.
Mientras el ex diputado colorado Juan Carlos Ozorio opera para obtener una medida sustitutiva a la prisión, la Cooperativa San Cristóbal, de la que fue presidente, siente las devastadoras consecuencias de haber sido una entidad a través de la cual, presuntamente, se puso en circulación el dinero proveniente del tráfico ilegal de drogas. Perdió la confianza y a miles de socios. Es un ejemplo de lo que les sucede a las instituciones cuando falta fiscalización. Si no mejoran los controles, este caso se volverá a repetir, con los mismos funestos resultados.
El hecho de que la mayoría oficialista del senado haya retrocedido en la barbaridad cometida cuando devolvió fueros a senadores previamente desaforados que están siendo investigados por la Fiscalía, puede verse como que enmendaron un error. Sin embargo, una acción que significó el atropello a la Constitución Nacional no debe quedar impune. Los 23 senadores que votaron por devolverle los fueros a Erico Galeano, Hernán Rivas y Rafael Filizzola, deben ser investigados, pues en un estado de derecho nadie está por encima de la ley.
Hace unos días, fue intervenida una estancia en Fuerte Olimpo, Alto Paraguay, y en el lugar fueron detenidas diez personas de cuyo poder incautaron fusiles AR47 y una avioneta Cessna, además descubrieron una pista clandestina que habría pertenecido a la estructura liderada por el supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset y al presunto líder de tráfico de drogas, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico. Resulta insostenible la falta de control del espacio aéreo nacional, ante la impasividad o complicidad de las autoridades.
Aproximadamente, unos 1.300.000 niños y adolescentes paraguayos retornaron a clases en los establecimientos educativos públicos hace unos días, y el escenario que hallaron muchos de ellos ha sido el de una infraestructura deficiente y precariedades. A pesar de que la Constitución Nacional consagra el derecho a la educación, frente a la realidad a la que asistimos, parecen apenas palabras vacías de significado debido a la ceguera de nuestros líderes políticos para anteponer los intereses de la mayoría y apostar por el presente y el futuro del país.
El acceso de los niños a alimentos adecuados y saludables es esencial para garantizar su bienestar físico, intelectual y social. Los programas de alimentación escolar han formado parte de la política educativa desde hace más de un siglo y permanecen en la actualidad, independientemente del nivel de desarrollo de los países y de los ingresos de los hogares. Pero en todos los países el programa se ha planteado de manera integral y tiene alto consenso social. Paraguay no puede ser una excepción. Los cambios planteados solo generaron conflictividad, a la vez de que no garantizarán mejoras sustanciales.