Sucesos

Salió libre con hábeas corpus y lo vinculan con otro muerto y quemado

Agustín Martínez dejó la prisión en 2016; estaba procesado por triple homicidio. Por la incineración de las víctimas, se le atribuyen al menos seis homicidios. Hoy es sospechoso de asesinar a un abogado.

El fiscal Darío Villagra tildó de "maravilla del sistema judicial" la libertad que gozaba Agustín Ramón Martínez, alias Soldado Israelí –con tendencia a incinerar a sus víctimas una vez muertas, según sus antecedentes policiales–, gracias a un hábeas corpus admitido por la ministra Miryam Peña y los camaristas Pedro Mayor Martínez y José Agustín Fernández. La resolución tiene fecha del 16 de diciembre del 2015. El hombre estaba procesado y con prisión preventiva por presuntamente asesinar a tres personas e incinerar sus cuerpos en un horno de olería, en Ybycuí, seis años antes.

Después de dos años de haber salido de prisión, Martínez fue detenido nuevamente ayer por la policía, como sospechoso de asesinar al abogado Lucilo Nicolás Cardozo. Curiosamente, el cuerpo fue quemado y enterrado en una propiedad de la compañía Potrerito, de Yaguarón, de donde fue desenterrado. El propio Soldado Israelí guió a una comitiva fiscal y policial hasta la propiedad donde estaba enterrado el cuerpo; también indicó un pastizal donde lo incineró.

Lucilo Cardozo desapareció de su casa el martes y su esposa hizo la denuncia en la Comisaría 11ª de Arroyo Seco. Relató que su esposo salió de la casa para encontrarse con Agustín Martínez, quien le contrató para un trabajo en Encarnación. Para los investigadores, esto fue una estrategia de Martínez para emboscar al abogado. Según confesó, quedaron en encontrarse en una estación de servicio de Yaguarón, con otras tres personas para viajar al Sur, pero nunca llegaron a ir, ya que el abogado fue asesinado y llevado al establecimiento.

contratado. Ayer, luego de ser detenido por la policía, el Soldado Israelí afirmó que fue contratado por Santiago Godoy, presunto narcotraficante que vive en la zona de Salto del Guairá, quien le habría pagado 10.000 dólares para matar al abogado. Martínez aseguró que solamente planeó el crimen y que no lo ejecutó, pero los investigadores sospechan que es el autor material, por la forma en que encontraron el cuerpo, similar a otros homicidios atribuidos al mismo. En sus antecedentes de asesinatos se le atribuyen al menos seis en Paraguay, Argentina e Israel. En todos se utilizó el mismo modus operandi de quemar a las víctimas después de matarlas.

Los fiscales Christian Ortiz y Sonia Pereira están encargados de la investigación. Los mismos libraron orden de detención contra Alex Heiki, quien habría actuado como cómplice. Heiki fue detenido en la tarde de ayer, luego de las informaciones que brindó Martínez, y sería cómplice en este caso, de acuerdo con los datos que manejan.

peso pesado. Santiago Godoy, mencionado por el Soldado Israelí como el supuesto autor intelectual del crimen, es un empresario de frontera considerado por investigadores como un peso pesado del narcotráfico en la zona de Salto del Guairá. Lo conocen como heredero de Desinho Vanderlei, narcotraficante de peso. Se manejan sospechas de que el abogado fallecido se habría quedado con una alta suma de dinero de Godoy.

Embed
Documento. La resolución por la cual se resolvió hacer lugar al hábeas corpus promovido por Martínez
y que permitió que dejara la cárcel.


Embed




Patrón conductual lo complica
El antecedente del presunto autor del crimen, Agustín Ramón Martínez, alias Soldado Israelí, señala que varios crímenes violentos con el mismo fin del abogado Lucilo Nicolás Cardozo habría cometido el principal sospechoso.
El criminólogo Juan Martens dijo que el patrón conductual del Soldado Israelí complica su situación, debido a que aparentemente estuvo involucrado en otros hechos violentos similares.
El profesional manifestó que debe realizarse el perfil criminológico para luego determinar el fenómeno que existe detrás del apresado y principal sospechoso del luctuoso hecho.
Martens refiere que una evaluación forense servirá también para que el hombre pueda recibir un tratamiento penitenciario (aunque este aspecto no se trate en las penitenciarías), acotó el profesional.
De acuerdo a lo mencionado por el criminólogo, las personas que tienen una carrera criminal con dicha tendencia tienden a cometer lo mismo.
El mismo refiere que el sistema penal de Paraguay no corta la carrera criminal, sino que en la mayoría de los casos la perfecciona, porque sostiene que "meten a todos en una misma bolsa", al no tener clasificados a los presos por la categoría o tipo de hechos delictivos.
Considera que no son delincuentes ocasionales, por diversos motivos no rompieron esa carrera y los vuelve a cometer.
Para el Ministerio Público será importante que se tenga datos en estos aspectos para conocer mejor el fenómeno que existe detrás del principal sospechoso.
Debe existir un equipo especial, interdisciplinario que trabaje sobre la conducta del supuesto asesino del abogado, explicó.


Dejá tu comentario