Nacionales

Romina alertó que sufrió una brutal golpiza días antes de desaparecer

La joven paraguaya Romina Celeste Núñez escribió un mensaje de texto a una amiga para contarle la golpiza que sufrió, presuntamente, por su marido. Fue el 29 de diciembre, dos días antes de su desaparición en la isla de Lanzarote, España.

Medios españoles se hacen eco de un fuerte mensaje de texto que había enviado Romina Celeste Núñez, unos días antes de su desaparición. La Policía española continúa con la búsqueda de la paraguaya.

No puedo caminar, estoy golpeada por todos lados. Esta casi me mata. La siguiente no creo que lo cuente”, había escrito la compatriota a una amiga para relatarle la golpiza que había sufrido, aparentemente, por parte de su marido Raúl Díaz.

El mensaje de texto vía WhatsApp que está en poder de la Guardia Civil fue enviado el pasado 29 de diciembre, dos días antes que se pierda el rastro de la joven de 28 años en la isla de Lanzarote, según publica el diario regional español La Provincia.

Lea más: "Aparecen nuevos indicios sobre la desaparición de Romina Núñez"

Tras tomar conocimiento de esa evidencia, la magistrada del juzgado de Violencia sobre la Mujer de Arrecife dispuso el ingreso de Raúl Díaz en la cárcel de Tahíche por la presunta comisión de los delitos de maltrato habitual y homicidio o asesinato.

Un hecho que tendría relación con ese mensaje es el dato que manejan los investigadores sobre la presencia de Romina Núñez en el servicio de urgencia del hospital José Molina Orosa de Arrecife. Sin embargo, no llegó a ser atendida porque decidió irse antes.

La Policía española también cuenta con la denuncia que había radicado la compatriota por violencia contra su pareja, unos días antes de la boda por civil que tuvieron el pasado 10 de agosto.

Nota relacionada: "Ciudadanos de Arrecife se manifiestaron para pedir justicia para Romina"

La investigación

Hasta el momento no se tiene certeza de lo que sucedió con la joven. Los investigadores tratan de construir los pasos del marido de la víctima en los días posteriores a la desaparición de Romina.

Las distintas versiones aportadas por Raúl Díaz, un ingeniero de 44 años, hace que la investigación sea más complicada. En un primer testimonio había dicho que su mujer huyó voluntariamente.

Posteriormente, el hombre dijo que, supuestamente, encontró a la joven muerta en la casa, por lo que decidió tirar sus restos al mar. Sin embargo, nunca mencionó a los intervinientes el lugar exacto.

Las personas encargadas de la investigación de este caso ya registraron las dos plantas de la vivienda donde ambos estaban y el auto que habían alquilado. Además, está previsto que esta semana se registre a fondo la oficina donde trabaja Raúl Díaz.

Dejá tu comentario