13 abr. 2024

Responsabilidad política

El Poder Ejecutivo envió al Congreso un interesante proyecto de ley que busca limitar la utilización electoral de la política fiscal, tanto por el lado del gasto público como de los impuestos, con el objetivo de cuidar las cuentas fiscales en estos tiempos políticamente muy complejos en que los objetivos de corto plazo de los partidos políticos y sus correspondientes líderes es mantener o conquistar el poder, por lo que utilizan para lograr sus metas todos los instrumentos a su alcance, muchos de los cuales van en desmedro de la sostenibilidad de las finanzas públicas y de la estabilidad macroeconómica, elementos fundamentales para el proceso de desarrollo económico y social del país.

El proyecto de ley parece ser un llamado del presidente de la República para debatir y alcanzar un acuerdo político amplio sobre la importancia de no desordenar la economía en periodos electorales, empezando por el actual, porque tanto la situación económica como fiscal están muy frágiles. Sin embargo, hasta ahora, el proyecto ha tenido una tímida receptividad en el Congreso para no decir que fue ignorado, donde varios sectores ya presentaron iniciativas concretas de reajustes salariales y de reducción de impuestos, algunas de ellas incluso con media sanción. Es más, dentro del Poder Ejecutivo, algunas autoridades con aspiraciones electorales ya firmaron acuerdos con representantes sindicales de funcionarios públicos para el análisis de un reajuste salarial y de una política de desprecarización laboral para la incorporación como funcionarios permanentes a miles de contratados en distintas instituciones públicas.

Embed

Desde el sector privado, tenemos una legítima y clara preocupación sobre el electoralismo en las decisiones de política económica, porque en procesos electorales anteriores fueron aprobados sendos incrementos salariales y de otros gastos corrientes que impactaron significativamente en las cuentas fiscales en los siguientes años. En esta oportunidad, ya siquiera existe algún margen fiscal para solventar cualquier aumento de gastos o reducción de impuestos, porque el déficit fiscal del año pasado fue del 3,7% del PIB y este año excedería el 3%; muy superiores al límite del 1,5% del PIB previsto en la Ley de Responsabilidad Fiscal, cuyo financiamiento genera un acelerado ritmo de endeudamiento externo del país. Un desorden adicional en las finanzas públicas en estas condiciones, nos puede llevar hacia un persistente desequilibrio fiscal y perder la estabilidad macroeconómica que con mucho esfuerzo se logró recuperar a partir del 2004.

Por otro lado, la situación geopolítica y económica internacional, con una guerra entre Rusia y Ucrania, el distanciamiento cada vez mayor entre EEUU y China, el resurgimiento de la inflación a nivel internacional y los fuertes ajustes monetarios en marcha; sumada a las condiciones climáticas cada vez más erráticas, obligan a los líderes y autoridades políticas del país quienes tienen la responsabilidad de actuar con la máxima prudencia y tomar decisiones sensatas y razonables. Decisiones equivocadas en este contexto tendrían severas consecuencias en la estabilidad económica del país minando la capacidad de desarrollo y de mayor bienestar para nuestro pueblo en los próximos años.

Por lo tanto, el proyecto de ley enviado por el presidente merece alguna consideración por los parlamentarios. De hecho, las reformas prioritarias están relacionadas con la recuperación del equilibrio fiscal y el reordenamiento del Estado para mejorar la calidad del gasto público. Por ello, hay proyectos en estudio en el Congreso, como la modificación a la ley de responsabilidad fiscal, la nueva ley de contrataciones públicas y la nueva ley del servicio civil. Hay otros que a pesar de su urgencia aún no fueron presentados, como la reforma del sistema de jubilaciones, en especial de la quebrada Caja Fiscal, que está absorbiendo cada vez más recursos tributarios para cubrir su déficit. La misma urgencia tienen las reformas para mejorar la calidad de los servicios de salud, educación, seguridad ciudadana, etc., sectores que requieren acordar políticas de Estado, e implementarlas de manera ordenada, gradual y sostenible en el tiempo. Estas elecciones tienen que servir para discutir propuestas sobre estos temas fundamentales para la nación.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.