Mundo

Republicanos, dispuestos a investigar a Joe Biden sobre sus negocios

El Partido Republicano estadounidense anunció que en el próximo periodo del Congreso se tendrá como prioridad investigar al mandatario Joe Biden y a su familia por presuntos negocios realizados aprovechando sus lazos políticos. Aseguran que hay más de 100 informes de actividades sospechosas (SAR) vinculadas a las actividades de los Biden.

En conferencia de prensa desde Washington, Estados Unidos, un grupo de republicanos habló sobre las supuestas pruebas que tienen sobre las irregularidades del mandatario estadounidense, entre las que se encuentran tráfico de influencias, enriquecimiento ilícito y comportamiento inapropiado, entre otros.

El futuro presidente del Comité de Supervisión, James Comer, quiso dejar claro en una conferencia de prensa que, según sus datos, Biden mintió cuando afirmó en 2019 que no sabía nada de las actividades de sus familiares, razón por la que está incluido en sus pesquisas.

Los miembros republicanos de ese comité enviaron el jueves último cartas al Departamento del Tesoro, a los Archivos Nacionales y el FBI, entre otros, pidiéndoles la documentación que tengan en su poder sobre la familia Biden y sus actividades.

En su misiva a la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, se subraya por ejemplo que la negativa de ese gabinete a entregarles la información que ya les han solicitado en el pasado despierta la preocupación de que el mandatario esté usando su influencia no solo para permitir que sus familiares se beneficien de su posición, sino para protegerlos del escrutinio sobre sus relaciones financieras.

Que el Tesoro no les haya facilitado la lista completa de todos los ciudadanos rusos sancionados por Estados Unidos por la invasión de Ucrania, a su juicio, también hace pensar que pueda estar protegiendo a gente conectada con su familia.

Cuestionamientos

La carta a los Archivos Nacionales también cuestiona que Biden pueda estar tomando decisiones en beneficio de los intereses financieros de sus familiares y les reclama, entre otros, todos los documentos y comunicaciones entre la oficina del presidente y miembros o socios de su familia relativos a Rusia y Ucrania entre enero de 2009 y de 2017.

El conocimiento y participación de Biden en esos negocios, según argumentan, le ha hecho ser susceptible de influencia, chantaje o extorsión por parte de entidades extranjeras, incluido el Partido Comunista chino, exponiendo así al país "a riesgos nacionales que podrían ser utilizados por sus enemigos".

Los republicanos consideran que Biden engañó a la población estadounidense en su campaña electoral de 2020 y que lo sigue haciendo cada vez que mantiene que no estaba al tanto de esas transacciones.

Nota relacionada: Los demócratas celebran victoria en el Senado de Estados Unidos

Muchas de esas operaciones, según Comer, hicieron saltar las alertas en bancos estadounidenses.

"Hay muchas preguntas que necesitan respuesta. Solo queremos saber la verdad. Pensamos hacerlo con agresividad pero de forma conforme a la Constitución", añadió ante la prensa el republicano Jim Jordan, integrante de ese comité.

Computadora de Hunter

Entre las pruebas en las que se basan mencionaron la computadora que supuestamente pertenecía al segundo hijo del actual presidente, Hunter Biden, olvidado en un centro de reparación en Delaware y repleto de datos privados sobre su vida y negocios.

En esa máquina se demuestra, según afirmaron, que esa familia usó durante una década su relación con Biden para enriquecerse gracias a ese vínculo y a las promesas de lo que una futura Administración en manos del demócrata podía hacer en favor de esos potenciales socios.

Los republicanos habían avanzado ya que cuando recuperen el poder de la Cámara Baja en enero también prevén investigar la "politización" del FBI o las razones que llevaron a registrar la mansión del ex presidente Donald Trump (2017-2021) en agosto. EFE

Dejá tu comentario