21 feb. 2024

Rector nombró hasta a la hermanita colegiala de su secretaria en la UNA

Froilán Peralta no escatimó recursos de la Universidad para contratar a la hermana de 18 años de su asistente Tatiana Cogliolo, quien cobraba como profesora de veterinaria siendo maestra parvularia.

hermana del rector.jpg

El rector de la Universidad Nacional de Asunción (UNA), Froilán Peralta, contrató hasta a la hermanita colegiala de su secretaria Tatiana Cogliolo, que fungía de profesora en la Facultad de Veterinaria siendo maestra parvularia y cobraba G. 12,6 millones sin contar con un título de grado universitario.

Peralta no escatimó el dinero público para otorgar rubro de profesor a la parentela de su privilegiada secretaria, sin contar con título universitario. Los miembros de la familia ni enseñan ni aparecen para marcar asistencia.

Junto a Tatiana, el rector contrató a su madre, Gladys Ester Cogliolo Izquierdo, y a su prima, Evelyn Caballero Izquierdo, que vive en la misma casa. Pero eso no es todo, ÚH confirmó que Chiara Jorgelina Noemí Izquierdo Sosa, estudiante del Colegio Nacional de Lambaré, del tercer año de la media, hermana de Tatiana, también “trabaja” en la UNA.

La colegiala. Apenas cumplió la mayoría de edad, Chiara, la menor de las integrantes de la familia de Tatiana, fue incorporada como funcionaria de la UNA. Según informes policiales, en febrero cumplió 18 años, y según el Ministerio de Hacienda al mes siguiente ya cobraba su primer sueldo.

La joven funcionaria termina este año sus estudios de la media, según confirmó la directora del colegio de Lambaré, Gloria de Acosta, institución donde Chiara estudia. La profesora confirmó que la misma está en el turno tarde.

Chiara figura como personal de servicios del rectorado, sin embargo, la jefa de servicios de la institución, Cristina Román, dijo que no la conoce.

Román manifestó: “No trabaja en el grupo de servicios”. Chiara también estaba en su casa el día que ÚH visitó su domicilio. En la foto se la ve parada en el portón cuando salió a recibir al equipo periodístico, en pleno horario de trabajo en la UNA.

En familia. La madre de la secretaria del rector cobra por dos rubros de profesor y un salario administrativo en la Facultad de Veterinaria, facturando al mes G. 4,3 millones a la UNA, pese a no aparecer por la institución “por estar de reposo”, según justificó sus ausencias en la institución durante una visita de Última Hora a su domicilio.

La prima de Tatiana, Evelyn, de ser vendedora de calzados en una conocida tienda, pasó a ser profesora de Veterinaria desde el año pasado, ganando un rubro de docente. Además, fue contratada por Peralta como secretaria académica en el rectorado, con un sueldo de G. 2,9 millones. Su remuneración total en la UNA asciende a G. 4 millones, sin contar con un título universitario ni asistir al rectorado.

En la visita realizada al domicilio a la madre de Tatiana, el 27 de agosto pasado en horas de la mañana, Evelyn estaba presente, cuando en ese horario debía estar en el rectorado.

Según justificaron tanto el rector como el decano de Veterinaria, doctor Juan Gualberto Caballero, “todo es en función a la docencia” y sus argumentos cayeron en varias contradicciones en cuanto a las funciones de las contratadas, pues ellas mismas terminaron de echar por tierra la defensa.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.