Economía

Reclaman créditos hipotecarios más baratos para la clase media

Si bien bajaron las tasas de interés de préstamos para la vivienda, referentes del mercado consideran que aún son elevadas y no ayudan a las familias a cumplir el sueño de la casa propia.

Los sectores de desarrollo inmobiliario y construcciones son considerados importantes motores de crecimiento en potencia para la economía paraguaya, atendiendo su alta capacidad de generación de empleo y la atención a una necesidad básica largamente pospuesta: la vivienda propia. En los últimos años se incrementó la disponibilidad de recursos para el financiamiento de este tipo de proyectos, especialmente mediante la inyección de fondos de largo plazo correspondiente a la incursión de la Agencia Financiera de Desarrollo (AFD).

Sin embargo, el costo de los créditos para la vivienda es aún elevado en comparación con otros países de la región, según representantes del sector; y teniendo en cuenta que prevén garantías hipotecarias en la mayoría de los casos, llama la atención el hecho de que la distancia entre las tasas de interés de este y otros préstamos no sea significativa.

Desde el 2009, los préstamos para la vivienda experimentaron un recorte de 3 puntos porcentuales en el promedio de tasas de interés que los bancos ofrecen al público, pues pasaron de 13,85% a 10,79% (ver infografía), según registros del Banco Central del Paraguay (BCP). En el caso de los desembolsos provenientes de la AFD, los promedios bajaron 1,53 puntos desde el 2014, al retroceder de 11,54% a 10%, hasta el penúltimo mes del año pasado.

Estos ajustes son aún insuficientes y se requiere de disminuciones más pronunciadas en el costo del crédito para el consumidor final, así como subsidios por parte del Estado, para solucionar los problemas habitacionales principalmente de la clase media, sostiene Édgar Salum, miembro de la Cámara Paraguaya de Desarrolladores Inmobiliarios (Capadei).

“Creo una responsabilidad del Gobierno, del Estado, (desde) la AFD (que) es la que da créditos a los bancos. Es una obligación del Estado mejorar esa tasa para que el comprador final pueda acceder a un crédito mejor”, expresa.

Recuerda que a nivel regional las tasas de interés de créditos hipotecarios se encuentran en torno a 5% y 6%, en países como Bolivia y Chile; por lo tanto, considera que Paraguay está en condiciones de converger también hacia estos niveles y acudir al Banco Nacional de Fomento (BNF) como un canal para que lleguen los créditos inmobiliarios a la población, tal y como actúa el Banco Hipotecario en Argentina.

“Esa es la forma en que el Estado y el Gobierno pueden darle un poco más de atención a la clase media; porque a través del Ministerio de la Vivienda, el Estado se ocupa de la clase baja”, agrega.

Recuerda que se logró promulgar la Ley de vivienda hace un par de años, pero que aún no se pudieron concretar los subsidios que van del 5% al 15% del monto a invertir. “Está la Ley, está reglamentada, pero falta que en el Presupuesto aparezca el monto para que esa persona que se acerque a querer utilizar y calificar, tenga la contrapartida del Gobierno”, asevera.

El economista César Paredes comparte esta postura e insta a trabajar “fuertemente” en mejorar las condiciones para el financiamiento de viviendas. “Los montos máximos hoy permitidos por AFD son bajos y las tasas de interés son altas para un crédito con garantía real y a largo plazo”, exclama.

Agrega que al padecer un déficit habitacional ampliamente conocido, un adecuado financiamiento es una necesidad que debe ser trabajada más fuertemente desde el sector público y privado.

Embed

Corta distancia entre tasas
El último informe de Indicadores Financieros del BCP revela que el promedio de tasas de interés de préstamos de desarrollo (destinados principalmente a proyectos de inversión) se ubicó en 10,42% en noviembre de 2019, levemente por debajo del promedio de tasas de interés de créditos para la vivienda. Los préstamos comerciales exhibieron un costo de 12,85% en el sistema bancario, solo 2 puntos por encima de los créditos inmobiliarios. La tasa dispuesta para las tarjetas de crédito fue de 14,37%.

Dejá tu comentario