País

Rechazan hospital cerca de cauce en San Bernardino

 

Pobladores de la fracción San José I y II, de San Bernardino, manifiestan su preocupación por el terreno elegido para la construcción de un hospital público, ya que se encuentra próximo a un cauce hídrico aún en buen estado de conservación. También temen la transformación de la masa boscosa del área y lamentan la falta de socialización del proyecto.

“Es de extrema gravedad porque el predio está al lado del cauce natural, lo que implica el riesgo casi inminente de su contaminación por los residuos patológicos y de otro tipo”, señala parte de la nota de los ciudadanos que fue presentada al intendente del distrito, Emigdio Ruiz Díaz.

Esta posibilidad, agrega el escrito, “implica un atentado al medioambiente, protegido por los artículos 7 y 8 de la Constitución Nacional, además de lo dispuesto en la Ley 716/96 que castiga los delitos contra el medioambiente”.

Los moradores manifiestan que varios de los servicios son deficientes en la zona, como la recolección de residuos. La preocupación es que el cauce, todavía cristalino, termine contaminado con desechos sólidos, patológicos y cloacales.

Tras la sorpresiva intervención municipal, para limpieza de área y supuesta tala de árboles, según denuncia de algunos vecinos, los moradores colocaron en el predio dos carteles en contra del proyecto en el sitio. Cuestionaron que no hayan sido informados sobre el proyecto y solicitaron una audiencia con las autoridades.

CONTRAPARTE. Representantes de la Municipalidad de San Bernardino indicaron que solo realizaron la delimitación de terreno y limpieza. En tanto la construcción como la presentación de estudio de evaluación de impacto ambiental, para la obra, quedarán a cargo del Ministerio de Salud Pública.

El director de Planificación de la Municipalidad, Eugenio Oehme, manifestó que el hospital estará inserto en un área residencial de baja densidad que, afirmó, es compatible con el proyecto. Resaltó que debe primar el interés general sobre el particular. Indicó que de la recolección de residuos sólidos urbanos se encargará la Comuna.

Sobre los desechos hospitalarios dijo que proyectan contar con un incinerador propio. En cuanto al desecho cloacal sostuvo que será conectado al sistema con el que cuentan hasta llegar a la planta de tratamiento, como el caso del Centro Residencial Especializado de Atención y Apoyo para el Adulto Mayor (Cream).

Por su parte, la directora del departamento de Medioambiente, Analía Hartelsberger, señaló que lo que se hizo fue limpieza de matorrales. “Justamente se va a utilizar una parte donde no hay muchos árboles y lo más alejado posible del arroyo”. Indicó que en caso de que la construcción, con previos permisos, implique la tala se debe realizar la recomposición.

Dejá tu comentario