País

Que el Espíritu Santo toque tu corazón y te guíe

 

Hoy meditamos el Evangelio según San Lucas 10,1-9.

El papa Francisco, a propósito del Evangelio de hoy, dijo: “Debemos recordar la importancia de rezar para que, como dijo Jesús a sus discípulos, "el dueño de la mies... mande obreros a su mies".

Jesús nos dio este mandamiento en el contexto de un envío misionero: además de los doce apóstoles, llamó a otros setenta y dos discípulos y los mandó de dos en dos para la misión.

Efectivamente, si la Iglesia es misionera por su naturaleza, la vocación cristiana nace necesariamente dentro de una experiencia de misión.

Así, escuchar y seguir la voz de Cristo Buen Pastor, dejándose atraer y conducir por él y consagrando a él la propia vida, significa aceptar que el Espíritu Santo nos introduzca en este dinamismo misionero, suscitando en nosotros el deseo y la determinación gozosa de entregar nuestra vida y gastarla por la causa del Reino de Dios.

Entregar la propia vida en esta actitud misionera solo será posible si somos capaces de salir de nosotros mismos...

[...] En efecto, la vocación cristiana es sobre todo una llamada de amor que atrae y que se refiere a algo más allá de uno mismo, descentra a la persona, inicia un “camino permanente, como un salir del yo cerrado en sí mismo hacia su liberación en la entrega de sí y, precisamente de este modo, hacia el reencuentro consigo mismo, más aún, hacia el descubrimiento de Dios” (Benedicto XVI, Carta enc. Deus caritas est, 6).

[...] La Virgen María, modelo de toda vocación, no tuvo miedo a decir su “fiat” a la llamada del Señor. Ella nos acompaña y nos guía.

Con la audacia generosa de la fe, María cantó la alegría de salir de sí misma y confiar a Dios sus proyectos de vida.

A María nos dirigimos para estar plenamente disponibles al designio que Dios tiene para cada uno de nosotros, para que crezca en nosotros el deseo de salir e ir, con solicitud, al encuentro con los demás”.

(Frases extractadas de https://www.pildorasdefe.net/liturgia/evangelio-lucas-10-1-9-papa-francisco-mision-discipulos-dos-en-dos-ovejas-en-medio-lobos).

Dejá tu comentario