Mundo

Plan de reunificación tensa las relaciones entre China y Taiwán

 

Los presidentes de China y Taiwán, Xi Jinping y Tsai Ing-wen, aprovecharon actos conmemorativos para reiterar este fin de semana sus posturas opuestas sobre la ambición de Pekín de “reunificar” la República Popular con la isla, a la que considera una provincia rebelde y cuya soberanía reclama desde hace décadas.

Xi, este sábado, y Tsai, el domingo, pronunciaron sendos discursos con el trasfondo de los homenajes de la Revolución de Xinhai (1911), celebrada en ambos territorios.

En Pekín la retórica no ha dejado de inflamarse desde el acceso al poder de Tsai en 2016, y de hecho Xi afirmó el sábado que quienes “traicionen a la madre patria y busquen dividir al país (...) serán despreciados por el pueblo y condenados por la historia”.

Los isleños que defienden la idea de dejar atrás la República de China –que oficialmente sigue reclamando el territorio continental controlado por la República Popular– para proclamar Taiwán como un país independiente son un “grave peligro”, según el presidente chino, que los considera “el mayor obstáculo” para la reunificación.

El también secretario general del Partido Comunista de China (PCCh) hizo un llamamiento a los “compatriotas” de la isla para que se pongan “en el lado correcto de la historia”, al tiempo que afirmó que la “reunificación completa puede conseguirse y se conseguirá”.

Sin embargo, la reacción de Tsai el domingo deja entrever que las autoridades taiwanesas no cederán, ya que la mandataria isleña criticó la deriva política de Pekín en los últimos años y especialmente su cada vez más férreo control sobre Hong Kong.

“Tras tomar el control completo de Hong Kong y reprimir a los activistas prodemocráticos, las autoridades de Pekín también se han alejado del camino de desarrollo político y económico que empezó (...) hace décadas”, denunció la presidenta.

“Nadie puede obligar a Taiwán a tomar el camino que China ha elegido” para la isla, afirmó Tsai antes de añadir que Pekín “no ofrece ni un estilo de vida libre y democrático para Taiwán ni soberanía para sus 23 millones de habitantes”.

El aumento de las tensiones en torno a Taiwán es un tema cada vez más importante para los principales actores internacionales por sus posibles consecuencias geopolíticas, algo sobre lo que Tsai celebró que “cada vez más amigos democráticos están dispuestos a alzarse en favor” de Taipéi, destacando la buena tendencia de las relaciones con Japón, la Unión Europea o Estados Unidos.

Dejá tu comentario