Sucesos

Piden que cumpla con su condena

 

Un condenado fue beneficiado con el arresto domiciliario incluso antes de ingresar a Tacumbú para cumplir con su pena de 3 años de cárcel que recibió por homicidio involuntario. Ahora, la querella solicita rever la medida para que cumpla con su pena.

Se trata de Ernesto Alejandro Salomoni Prette, quien fue condenado a 3 años de cárcel. El mismo es dueño de un inmueble cuya cerca electrificada mató a la joven universitaria Liz Fabiola Idoyaga, el 14 de octubre de 2009, en la ciudad de Fernando de la Mora.

Su pena de 3 años de cárcel quedó firme tras rechazarse los últimos recursos en la Sala Penal de la Corte. No obstante, cuando debía cumplir la condena, la ex jueza de Ejecución, Lourdes Scura, le dio arresto domiciliario y ordenó una junta médica.

Sin embargo, nunca se realizó la junta médica ordenada en abril del año pasado, cuando le dieron el arresto para no cumplir con su pena.

Ahora, el querellante, el abogado Darío Caballero Bracho, solicitó que se revocara el arresto domiciliario, y se dispusiera su captura a los efectos de que cumpla con la condena.

La jueza de Ejecución, Mercedes Aguirre, hasta este momento, no resolvió acerca del pedido de la querella sobre el levantamiento del arresto domiciliario.

Según el querellante, el condenado no tiene 70 años, no se comprobó su enfermedad, ya que nunca se realizó la Junta Médica, y ya cumple casi la mitad de su pena sin que pisara el penal de Tacumbú.

Dejá tu comentario