Mundo

Perú cumple una semana sin saber quién será el nuevo presidente

La Misión de Observación Electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) consideró limpias y sin “graves irregularidades” las elecciones del balotaje celebrado el 6 de junio.

Perú cumplió ayer una semana sin saber quién será su nuevo presidente, mientras el izquierdista Pedro Castillo mantiene una ligera ventaja en el lento escrutinio y la derechista Keiko Fujimori insiste en denunciar “fraude”.

Castillo aventaja a su rival por 49.000 votos –50,14% versus 49,86% de Fujimori– tras escrutarse el 99,93% de las mesas de sufragio del balotaje del domingo, que la Misión de Observación Electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) consideró limpio y sin “graves irregularidades”.

Perú, que tuvo tres presidentes en 2020, sufre la incertidumbre, mientras Fujimori, moviliza a sus seguidores a las calles para denunciar fraude y hechos muy graves en la votación y el escrutinio. Castillo, en tanto, se siente ganador y pidió a los suyos la noche del sábado paciencia y serenidad. También instó a no caer en la provocación, ya que estamos en un momento crítico.

“Hay mucho en juego: Quién es el ganador en momentos que la distancia es muy corta y no sabemos a ciencia cierta el volumen de votos contestado, y está en juego la legitimidad del proceso electoral”, dijo la analista Sonia Goldenberg.

“Hay la sensación de ambos lados de que el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) no es confiable, lo cual es grave en una coyuntura como ésta, y tampoco sabemos si los dos candidatos van a aceptar el resultado”, añadió.

Nuevo Congreso. El JNE, que revisa el escrutinio del órgano electoral (ONPE) y proclama al vencedor, está bajo presión de los partidarios de ambos candidatos, que diariamente se manifiestan afuera de su sede en el centro de Lima. Ayer, en que hubo una suerte de pausa en las disputas electorales, el JNE publicó la distribución de los 130 escaños del Congreso que acompañará al futuro presidente, elegido en paralelo a la primera vuelta presidencial, el 11 de abril. Las mayores bancadas serán del partido Perú Libre de Castillo (37 bancas) y Fuerza Popular de Fujimori (24), lo que significa que el nuevo presidente deberá buscar alianzas para sus proyectos (66 votos para aprobar una ley) o para salvarse de la destitución, un trámite muy rápido en Perú para el que se necesitan 87 votos. El nuevo mandatario y el nuevo Congreso deben asumir el 28 de julio, día en que Perú conmemora el bicentenario de la independencia.

¿Le alcanzará? El JNE todavía debe resolver los pedidos de impugnación de miles de votos y de cientos de actas de mesas de sufragio, sobre todo por parte de Fujimori, la última esperanza que tiene para revertir los resultados. “Keiko igual puede ir acortando distancia, pero es muy difícil que le alcance. Puede que se dé vuelta el resultado, no es imposible, pero cada vez es más difícil”, dijo la politóloga y académica Jessica Smith. “En el caso de que Keiko diera vuelta el resultado, los que van a acusar fraude son los partidarios de Castillo”, afirmó. El analista Hugo Otero dice que Fujimori, ante lo que parece ser una inminente victoria de Castillo, intenta sembrar dudas sobre la legitimidad del proceso electoral.

“Es la manera de librarse del fracaso, de la caída”, declaró el ex asesor del difunto ex presidente Alan García.

Dejá tu comentario