16 abr. 2024

No permitir que el caso Metrobús quede impune

Lo presentaron como una alternativa al caos del transporte público; no una solución absoluta, pero sí el inicio. El fracaso fue completo y es atribuible no solo a dos gobiernos colorados, sino también a instancias ejecutivas y judiciales. El proyecto Metrobús había generado expectativas y rechazo, y con él fueron dilapidados no solamente millones de dólares, sino también la confianza ciudadana. En este 2023 la causa por las irregularidades en la fallida obra podría prescribir gracias al cáncer de la impunidad que corroe nuestras instituciones.

Desde que fue presentada la primera denuncia por las irregularidades en el proyecto del fallido Metrobús pasaron ya cinco años. Lo que parecía el brillante futuro del transporte público quedó en la nada, igual que la causa, que en la Fiscalía no tiene un solo imputado.

La denuncia había sido presentada el 28 de mayo del 2018 por el ingeniero Hermann Pankow, en contra del ex ministro de Obras Públicas Ramón Jiménez Gaona y la ex viceministra de Finanzas Marta Benítez; luego la denuncia fue ampliada contra el ex viceministro de Obras Juan Manuel Cano, el ex representante del Banco Interamericano de Desarrollo Eduardo Almeida, y Guillermo Alcaraz, por usurpación de funciones públicas.

Los reclamos incluían varios puntos, irregularidades referidas al pliego de bases, y a estas razones se sumó posteriormente una auditoría de la Contraloría General de la República. Este informe señalaba que las obras privaron a los ciudadanos de beneficios económicos por unos USD 85 millones. Además, se pudieron determinar perjuicios por el lucro cesante de comercios, gastos innecesarios en consultorías y gastos por la demolición de obras. Además, la Contraloría menciona una falta de aplicación de multas por incumplimiento de metas parciales por valor de G. 14.550 millones; y detectaron más de G. 9.400 millones del monto contractual, incumpliendo la modalidad de contrato global. Respecto al desagüe pluvial, se constató que se pagaron G. 17.422 millones por un sistema deficiente.

El caso actualmente está a cargo de la fiscala María Estefanía González, quien quedó en la causa después de varias recusaciones. No hubo ni un solo allanamiento ni hay persona imputada alguna. En cinco años no hubo avances en la investigación y la causa está a punto de prescribir.

La inacción de la Fiscalía General del Estado en este caso fue precisamente uno de los puntos que incluyó el libelo acusatorio en el pedido de juicio político a la ex fiscala general, Sandra Quiñónez quien, como sabemos, fue salvada por los diputados en varias ocasiones. En el libelo, la acusación se fundamentaba en la inacción del Ministerio Público en la investigación y sanción a los autores y cómplices, dentro del marco de sendas denuncias de presuntos hechos punibles que incluyen daño patrimonial al Presupuesto público, en torno a la construcción inconclusa de la obra conocida como “Proyecto de Reconversión Urbana y Metrobús”.

“A pesar de contar con evidencia suficiente para la persecución e investigación penal; y siendo este un caso emblemático, se evidenció que no existe decisión política de llegar a la verdad real, investigar efectivamente y, en su caso, sancionar a los autores y cómplices de hechos punibles sumamente graves para la institucionalidad de la República”, decía el libelo.

El proyecto Metrobús fue considerado en su momento como el más importante desde el Ferrocarril Carlos Antonio López, el cual data de 1861 y, como es sabido, ya no existe, exactamente como el Metrobús. El proyecto era importante y su potencial transformador a nivel urbano podría haber sido trascendental en cuanto a la calidad de vida de la ciudadanía.

El fracaso de dos gobiernos colorados, tanto de sus ejecutores y responsables como de la Fiscalía que no persiguió a los culpables, es una infamia que la clase política debe asumir pues han privado a la población de una oportunidad de contar con un sistema de transporte público digno que ya no humille cotidianamente a sus usuarios.

No se debe permitir que prescriba la causa de este fallido proyecto, y eso está en manos ahora del nuevo fiscal general, para enmendar entuertos y terminar con el reinado de la impunidad.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.