04 mar. 2024

No bajar la guardia ante las enfermedades respiratorias

Mientras que la epidemia de chikungunya en el país va lentamente en retirada surge una nueva preocupación: El aumento de los casos de virus respiratorios. Considerando que todavía está fresca la memoria colectiva de la terrible experiencia vivida durante la pandemia del Covid-19, debemos insistir en la vacunación de toda la población y en los cuidados que podrá evitar los casos graves de cuadros respiratorios. Debemos prepararnos para la denominada “ola de invierno” y aguardar que el sistema de salud esté suficientemente preparado para ello.

A pesar de que el país podría comenzar a sentir algo de alivio, dado que se está registrando una desescalada de la epidemia de chikungunya, aún no se puede cantar victoria. El último informe de la Dirección General de Vigilancia de la Salud reportó respecto a la situación epidemiológica de arbovirosis a nivel nacional y los informes apuntan sobre un descenso a nivel nacional del chikungunya. De acuerdo con los datos, hasta la semana pasada se registraron un total de 72.022 casos de chikungunya y 2.245 de dengue. Como consecuencia de la segunda arbovirosis más letal en el país se han confirmado ya un centenar de decesos. Según los registros del Ministerio de Salud, luego de una década, otra arboviris provoca el deceso de más de 100 personas en el país; la última vez que se registró una cifra tan alta fue en la temporada entre el 2012 y el 2013 cuando nuestro país padeció una de las mayores epidemias de dengue, desde que se empezaron con los registros oficiales: en aquel periodo la cantidad de fallecimientos llegó a 252.

El retroceso de los efectos de la picadura del Aedes aegipty no debería significar dejar de tomar todas precauciones para mantener controlada la situación y seguir combatiendo los criaderos. Ni las instituciones ni la ciudadanía deberían bajar la guardia en este aspecto.

No obstante, se cierne sobre nuestro futuro inmediato una nueva potencial crisis sanitaria y este es el momento exacto para evitarla. Se trata de que los virus respiratorios están comenzando a tomar fuerza en esta temporada y se espera que se incremente en la temporada de invierno.

Afortunadamente en este caso, esta situación que tiene gran impacto sobre el sistema de salud, y sobre la salud de las personas la podemos prevenir. En primer lugar y fundamentalmente se encuentran las vacunas. El Programa Nacional de Inmunización dispone de 1,2 millones de dosis de vacunas bivalente contra el Covid-19 para inmunizar a la población contra la cepa original del virus, conocida como Wuhan, y contra la variante ómicron. Al mismo tiempo, fueron distribuidas 1,5 millones de dosis de vacunas cuadrivalentes para ofrecer protección contra dos tipos de influenza A y B; además de las 20.000 dosis de vacunas contra el neumococo, pero solo para adultos a partir de los 60 años.

Es muy importante que recordemos la terrible experiencia que vivimos con la pandemia del Covid-19. La grave crisis que padecimos durante dos años, con hospitales colapsados de pacientes hasta en los pasillos, aguardando por una cama en Terapia Intensiva; la falta de medicamentos en los hospitales públicos y la población que angustiada logró sobrevivir a fuerza de solidaridad, polladas y ollas populares.

Según las cifras oficiales, Paraguay acumula 808.943 casos de coronavirus y ha tenido 19.902 fallecidos desde que se confirmó el primer caso en el país, el 7 de marzo de 2020.

El efecto que tiene el aumento de las enfermedades respiratorias de temporada sobre nuestro ya débil sistema de salud público no debería ser subestimado.

Precisamente por eso, debemos dar muestra de que aprendimos algunas lecciones de una de las peores experiencias que vivimos como nación, dejando de lado las guerras. Este es el momento exacto en que necesitamos mostrar que somos capaces de retomar los cuidados sanitarios con compromiso y responsabilidad.

La ciudadanía debe acudir a los centros vacunatorios para inmunizarse y al mismo tiempo debemos retomar los cuidados: el lavado de manos, uso del alcohol para higienizar y el uso del tapabocas en lugares concurridos y escasamente ventilados.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.