Política

Ni la urgencia de vacunas motiva el acercamiento a China

 

La condición de único país sudamericano que reconoce diplomáticamente a Taiwán, y no ha establecido relacionamiento con China, como nunca antes, por esta razón coloca al Paraguay en una encrucijada política al hallarse en desventaja para obtener las vacunas anti-Covid fabricadas por el gigante asiático y poder paliar así la emergencia sanitaria que ha desbordado la capacidad de respuesta del sistema de salud.

El discurso y la posición asumida públicamente por el canciller nacional, Euclides Acevedo, de que el Paraguay es un país soberano al que ningún Estado puede señalar con quién puede o no relacionarse, fue perdiendo fuerza paulatinamente luego de dos señales claras al respecto: una, de parte de Taiwán; otra, de los Estados Unidos.

“Tu aliado es Taiwán, y nosotros”, fue parte de lo que el secretario de Estado de los EEUU, Antony Blinken, expresó en una conversación telefónica al presidente Mario Abdo Benítez, según reveló Acevedo. En tanto que Taiwán, a través de su canciller Joseph Wu, puso un corte a cualquier intención de Paraguay de comprar vacunas de origen chino con el dinero donado por su país.

En medio de la disputa histórica que mantienen China y Taiwán, en la que la primera dice que Taiwán es una provincia que le pertenece y Taiwán se considera un Estado independiente, el Gobierno paraguayo en febrero anunciaba a través del canciller que buscaría dialogar con China para la adquisición de las vacunas.

“Acá lo importante son las vacunas, no de dónde vengan”, sostenía por entonces el ministro de Relaciones Exteriores, quien también pensaba que Taiwán entendería un eventual acercamiento de Paraguay a China.

Pero todo esto quedó atrás y actualmente, pese a que aparecieron sectores que alientan obtener los biológicos chinos anti-Covid a través de gestiones directas de laboratorios privados nacionales con China, esto perdió fuerza en medio de acusaciones recíprocas entre la Cámara de Comercio Paraguay-China y la Cancillería Nacional.

En este dilema (o brete) en el que parece estar el Paraguay, dice Hugo Estigarribia, abogado y docente, “un gobierno patriota no debería dudar, sino decidir exclusivamente en favor de los urgentes e impostergables intereses nacionales como lo impone la correcta diplomacia y el manejo adecuado de las relaciones exteriores de la nación”. El también ex senador critica que EEUU mantiene relaciones diplomáticas con el Gobierno de Pekín y no con el de Taiwán, “pero quiere que Paraguay siga haciendo lo contrario“. Mientras tanto, en el Senado por segunda vez en un año volvió a rechazarse un proyecto de declaración impulsado por sectores de la oposición para “un acercamiento directo con China” y el Ejecutivo se aleja de la opción china para obtener las vacunas y busca los biológicos en otros puntos del planeta.

Dejá tu comentario