19 may. 2024

Millones de hectáreas de tierras malhabidas siguen aún impunes

El anuncio de iniciar una regularización de tierras en el país despierta desconfianza en organizaciones civiles que temen blanqueo.

Reclamo. Organizaciones campesinas exigen la recuperación de las tierras malhabidas.

Reclamo. Organizaciones campesinas exigen la recuperación de las tierras malhabidas.

El pasado 20 de julio, tras una reunión entre representantes de los tres poderes del Estado, el senador colorado Enrique Riera anunció un proyecto de crear una nueva institución para realizar un proceso de regularización de las tierras en Paraguay, señalando la existencia de unos 100.000 kilómetros cuadrados que no tienen registro.

Habló de la creación de la Dirección Nacional de Catastro Registral (Dinacare), institución que unificaría el Servicio Nacional de Catastro (SNC), dependiente del Ministerio de Hacienda, y la Dirección General de los Registros Públicos (DGRP), dependiente del Poder Judicial.

Sin embargo, este anuncio fue tomado con mucha preocupación por las organizaciones campesinas y otras, quienes temen que en lugar de recuperar tierras para la reforma agraria, finalmente se realice un blanqueo a las tierras malhabidas.

INFORME. En el año 2008, la Comisión de Verdad y Justicia (CVJ), organismo creado por Ley N° 225/03 para investigar las violaciones de derechos humanos cometidas durante la dictadura de Alfredo Stroessner, presentó su informe final, el cual, en su capítulo cuarto, contiene un estudio realizado que detalla las casi 8 millones de hectáreas de tierras malhabidas que se adjudicaron ilegalmente durante el stronismo y el post-stronismo.

El estudio abarcó adjudicaciones realizadas por los diversos entes responsables de las tierras públicas entre 1954 y el año 2003, y concluyó que el 32,7% de las tierras arables del país fueron entregadas irregularmente a personas no sujetas de la reforma agraria.

La extensa lista de beneficiarios ilegales incluye a políticos, militares, narcos, seccionales coloradas y hasta a actuales autoridades nacionales. Los pocos esfuerzos de recuperación impulsados no han tenido ningún tipo de éxito en estos años.

Beneficiados. La lista contiene nombres como el del fallecido general Andrés Rodríguez, ex presidente de la República, consuegro de Stroessner y cabecilla del golpe que lo derrocó. El mismo acumuló un total de 24.317 hectáreas de tierra malhabida.

Un caso totalmente atípico es el del último dictador salvadoreño Anastasio Somoza, asesinado en Paraguay durante su exilio, y también beneficiado en ese tiempo con unas 8.000 hectáreas.

Mario Abdo Benítez, padre del actual presidente de la República y ex secretario privado de Stroessner, figura con un total de casi 3 mil hectáreas de tierras adjudicadas.

El ex canciller Eladio Loizaga también figura en la lista con 16 mil hectáreas adjudicadas, así como el asesinado vicepresidente de la República Luis María Argaña, con más de 7 mil hectáreas.

También se leen nombres de autoridades actuales, como el director paraguayo de Itaipú, Ernst Bergen, y su esposa, con dos mil hectáreas adjudicadas en 1997. Otro es el senador colorado Enrique Bacchetta, con más de 4 mil hectáreas adjudicadas en el año 1993.

LAS CIFRAS
6.744.005 hectáreas de tierras malhabidas fueron adjudicadas en total por el IRA y por el IBR entre los años 1954 y 1989.

989.589 hectáreas de tierras malhabidas fueron las adjudicadas en total por el IBR entre los años 1989 y 2003.

7.851.295 hectáreas es el total de tierras malhabidas en Paraguay entre 1954 y 2003, que es el 32,7% de las tierras arables.

5195492-Mediano-789684617_embed

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.