País

Miles de voces resonaron para exigir el fin de la violencia contra la mujer

 

Más de 2.000 mujeres de la ciudad, campesinas, indígenas, de organizaciones sociales, marcharon ayer al grito de ¡No nos callamos más! ¡Nañakiririvéima! Exigieron el fin de los feminicidios, la discriminación, la violencia, la criminalización de las luchas y por una educación con perspectiva de género.

En el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, partieron la movilización desde la plaza E. O’Leary para llegar a la Costanera.

En Paraguay, los casos de feminicidio siguen creciendo, 48 fueron asesinadas por su pareja o ex pareja en lo que va del año, de acuerdo con cifras oficiales. Una de ellas es asesinada por semana, una es víctima de tentativa de feminicidio cada dos días y una sufre de violencia cada cuatro días; y cada día dos niñas de entre 10 y 14 años dan a luz.

Este año se destacaron en su participaron en la manifestación mujeres del campo, trans y de movimientos indígenas de todo el país.

Pidieron al Estado poner el fin a la violencia de todo tipo contra las mujeres y las niñas. Además, una educación con perspectiva de género que permita eliminar la exclusión. “El feminicidio es lo más grave, es lo último, a lo largo de toda su vida y todo el tiempo, las mujeres viven un montón de tipos de violencia”, refirió una de las voceras del 25Npy, Noelia Díaz.

El acoso, el maltrato, la violencia económica, intrafamiliar, que las mujeres no puedan acceder al mismo salario que los hombres son algunos de los tipos de violencia. Cony Oviedo, vocera, expresó que en el campo las mujeres son también violentadas en su lucha a favor del acceso a la tierra.

Organizaciones indígenas dijeron que, además de violencia, a diario sufren de discriminación y falta de acceso a la educación y a la salud.

Educación. Una educación diferente con perspectiva de género para combatir de manera cultural la violencia contra las mujeres exigieron.

“Se tiene que cambiar la cultura de la violencia y eso se enseña en las casas, en las escuelas, mostrando que si bien todos los seres humanos somos diferentes, sí tenemos acceso a los mismos derechos”, explicó Díaz.

La ONU estima que el 35% de las mujeres en todo el mundo han sufrido violencia de su pareja o una persona que no es su pareja, física o sexual.

48 casos de feminicidio se registran hasta el 22 de noviembre de este año. En el 2017 se produjeron 50 casos

Se tiene que cambiar la cultura de la violencia actual y eso se enseña en las casas, en las escuelas. Noelia Díaz, vocera del 25NPy


Queremos decirle a la ciudadanía que necesitamos pensar qué pasa para cambiar esta violencia que va aumentando. Cony Oviedo, vocera del 25NPy.

Pidieron respeto al derecho a la tierra
“Nos humillan, nos maltratan, como si fuésemos criminales; por defender nuestro derecho a la tierra y se otorgan a personas que vienen de afuera que nos menosprecian a los que somos de este territorio”, lamentaron ayer las mujeres de organizaciones campesinas, presentes en la Plaza de la Democracia. Afirmaron que la sojización es un modelo de desarrollo que está destruyendo sus vidas.
Se sumaron a la marcha donde reclamaron el fin de la violencia contra las mujeres. Presentaron un material acerca de la pelea de las mujeres por la soberanía alimentaria, de los investigadores Quintín Riquelme y Cristina Olazar.
Las dirigentes recordaron a la primera mujer asesinada en el marco del conflicto por la tierra en Puente Kyjhá, Caaguazú. Criticaron al Estado por criminalizar estas luchas.

Dejá tu comentario