Mundo

México en histórica segunda alternancia con López Obrador

 

El izquierdista Andrés Manuel López Obrador asume hoy la Presidencia de México en la segunda alternancia que se registra en la Jefatura del Estado y con un Gobierno que se plantea como una ruptura de carácter histórico.

“Es un cambio político importante”, declaró José Antonio Crespo, investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), sobre la transmisión del poder de Enrique Peña Nieto a López Obrador que culminará hoy en una sesión del Congreso. López Obrador (2018-2024) será el segundo presidente de un partido distinto al Revolucionario Institucional (PRI), que dominó México de 1929 al 2000, para perderlo en el 2000 ante el conservador Partido Acción Nacional (PAN) y recuperarlo en el 2012 con Peña Nieto.

“Es la primera alternancia pacífica hacia un movimiento que se presenta como de izquierda; habíamos tenido una primera alternancia hacia el PAN, un partido opositor, pero que comulgaba con el proyecto vigente llamado neoliberal”, comentó Crespo.

Fundador del izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena), López Obrador ganó con una mayoría absoluta las elecciones presidenciales del pasado julio con el respaldo de 30 millones de votos, el 53% del total, tres veces más que los sufragios obtenidos por el PRI. “Había dudas de si podía llegar al poder y esta alternancia prueba que la democracia electoral de México sí avanzó lo suficiente como para permitir una alternancia de este tipo”, manifestó Crespo, historiador y analista político.

El historiador Lorenzo Meyer aseguró que el trasvase del poder del oficialista PRI a una fuerza política de izquierda como el Movimiento Regeneración Nacional (Morena) es un gozne histórico y un cambio que no tiene precedente. “No es fin de un sexenio y el inicio de otro, como ha sido la rutina desde que la Revolución se hizo gobierno y se hizo régimen, primero cada cuatro años y a partir de 1934 cada seis años”, comentó el historiador y analista político.

Con López Obrador, argumentó Meyer, llega al poder una oposición real, sin violencia y a través de las instituciones.

Comparó este cambio con la alternancia en el poder ocurrida en el 2000, cuando el PRI tuvo que aceptar el triunfo de Vicente Fox y dejar por doce años el poder.

“La naturaleza de Fox, de su movimiento, del PAN, no significaban una ruptura con las formas de poder”, argumentó Meyer.

Dejá tu comentario