Política

Médica quiso volver al país y está atrapada en una odisea

 

Diana Alexis Céspedes es una compatriota cirujana pediatra del hospital Rocky Mountain for Children de Denver, que anoche nos relató vía telefónica, totalmente acongojada, la experiencia que tuvo que pasar desde el momento mismo en que decidió volver de Denver, Colorado (EEUU) a nuestro país.

Ella dijo que volver a Paraguay fue su decisión, para ejercer su profesión aquí, pues no contamos con muchos profesionales de esa rama.

Dijo que consiguió pasaje para el sábado pasado con conexión Atlanta - Santiago de Chile, pero al llegar a Atlanta le negaron el vuelo a Chile porque ya permitían solamente el paso a los chilenos.

El resto de vuelos fueron suspendidos; sin embargo, consiguió otro pasaje con conexión a São Paulo, que le volvieron a denegar por no ser residente brasileña. Lo mismo: eran negados los vuelos a otros pasajeros.

“Peleando conseguí a través de un funcionario brasileño del aeropuerto de Atlanta, que habló por mí y por otra paraguaya para que podamos abordar”, recordó. Fue así que pudo llegar a São Paulo, donde de vuelta se suspendieron todos los vuelos. Allí se encontró en compañía de treinta y cuatro paraguayos que esperaban llegar a su país.

Miembros del Consulado paraguayo en São Paulo se acercaron a brindar ayuda a los varados, y consiguieron enviarlos en un vuelo hasta Foz de Yguazú.

Ya en Foz fueron dirigidos hasta el Hotel Yguazú Express, lugar donde les dieron habitaciones que comparten de tres a cuatro personas, pero que las mismas son apenas para dos personas. Según ella contó, están en estado de hacinamiento por ese motivo.

En esa situación, decidió pagar una habitación donde se mantendría sola, porque creyó conveniente aislarse.

El resto de los paraguayos que se encuentran en el hotel están en total aislamiento, “Nadie se les puede acercar, es triste la situación de ellos, son discriminados, no tienen alimentos, el hotel no les provee de los mismos, porque son del Consulado paraguayo quienes deben traer, y llegan recién cerca de las diez de la mañana, con el desayuno”, dijo.

A renglón seguido, aseguró que “no da gusto ser paraguaya así, nadie sabe cuándo saldremos de aquí, ni siquiera el cónsul de Foz, el señor Luis Copari, que viene a ver la situación de todos”.

Así como Diana Céspedes, muchos paraguayos están en esta complicada situación a consecuencia del aislamiento obligatorio por el posible contagio de Covid-19.


La Cifra
168
es el número de paraguayos en Brasil, 96 en Uruguay, 79 en EEUU, 29 en Perú, entre otros países donde están varados.

Dejá tu comentario