Mundo

Macri se esfuerza para apagar el incendio en la economía

 

El presidente argentino, Mauricio Macri, está haciendo malabares en su esfuerzo por combatir los múltiples incendios que simultáneamente afectan a la economía argentina, con el riesgo de descuidar un flanco mientras intenta cubrir otro.

Por un lado busca controlar la galopante inflación, pero los recortes a los subsidios a los servicios públicos amenazan con avivarla. Detiene una corrida devaluatoria, pero el alza en las tasas de interés para hacerlo impacta en la actividad industrial, que cae a su nivel más bajo en casi dos décadas.

El líder de centroderecha está disfrutando de un raro periodo de calma en algunos frentes: El peso volvió a estabilizarse después de haber perdido la mitad de su valor frente al dólar en el 2018 y las tasas de inflación volvieron a niveles de hace un año.

Sin embargo, para Macri, están surgiendo nuevos problemas. La confianza de los consumidores está en su nivel más bajo desde la devastadora crisis financiera de 2001/02; la producción industrial cayó 15% en diciembre y su popularidad como gobernante se ha desplomado.

“No se puede hacer todo al mismo tiempo”, dijo Nicolás Alonzo, analista económico de la consultora Orlando Ferreres & Asociados. “En el mundo de la política económica es muy difícil de cumplir muchos objetivos al mismo tiempo, que en el caso de Argentina sería desinflar (reducir la inflación) y volver a crecer al mismo tiempo”, agregó.

La capacidad de la “Macri economía” de estabilizar y poner en la senda del crecimiento a Argentina será clave para el resultado de las elecciones presidenciales de octubre. A su vez, el sufragio de fin de año determinará si el país sudamericano mantiene las reformas económicas respaldadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) o vuelve a las políticas heterodoxas de la ex presidenta Cristina Fernández.

En tanto, un equipo del FMI iniciará en Buenos Aires reuniones con funcionarios del Gobierno argentino como parte de una tercera revisión del progreso de Macri en cumplir las metas acordadas con el organismo por un crédito por 56.300 millones de dólares.

Parte del compromiso del Gobierno argentino de reestructurar sus finanzas incluye una reducción en los subsidios estatales a servicios públicos. La consecuencia inmediata ha sido un fuerte aumento en las tarifas de energía, agua y transporte –incrementos conocidos como tarifazos–, un dolor de cabeza para Macri.

Dejá tu comentario