28 may. 2024

Lula aún no pudo instalarse en la residencia oficial

El mandatario brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, se quejó ayer en un acto público de que aún no ha podido ocupar la residencia oficial de la Presidencia, dejada en un estado de “abandono” por el ahora ex gobernante Jair Bolsonaro.

La situación del Palacio de la Alvorada, residencia oficial de la Presidencia, había sido denunciada por la esposa de Lula, Rosãngela Janja da Silva, a inicios de este mes, cuando mostró en una entrevista un alto grado de deterioro en el mobiliario y hasta la estructura del edificio.

Ayer, durante un encuentro con movimientos sociales, Lula se quejó de ese abandono y hasta protestó, medio en serio medio en broma, de que está viviendo en un hotel desde mediados de diciembre, cuando se instaló en Brasilia para asumir el poder el 1 de enero. “Hace 45 días que estoy con Janja en un hotel, con nuestras dos perras, porque el ciudadano que vivía allá”, en referencia a Bolsonaro, “parece que no tenía ninguna disposición para cuidar la residencia de la Presidencia brasileña”, declaró Lula.

“Ni una cama encontramos en la habitación presidencial”, afirmó Lula, quien se consideró un sintecho y pidió públicamente que los responsables de las obras en la residencia oficial concluyan su trabajo a la mayor brevedad.

Lula comparó la situación de la residencia, que tenía goteras, cristales rotos y pisos y muebles deteriorados, con el estado en que quedó el Palacio presidencial de Planalto tras el grave ataque a las instituciones democráticas promovido el 8 de enero por una turba de activistas de ultraderecha fieles a Bolsonaro.

“En la Presidencia no tenemos cortinas, tenemos maderas en las ventanas en vez de cristales, porque lo que nadie podría creer que podía pasar ocurrió”, dijo sobre ese violento ataque, dirigido al mismo tiempo contra las sedes de los 3 poderes de la nación. EFE

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.