Edición Impresa

Los ministros acusan a Franco de arriesgar la gobernabilidad

En el Consejo se pidió aclaración al vicepresidente por sus constantes críticas al presidente Lugo. El se ratificó en todo. El presidente sólo escuchó, sin criticar, y dio un mensaje de unidad.

Por Roberto Santander

rsantander@uhora.com.py

Fuerte tensión vivió ayer el gabinete en su habitual reunión de los lunes. Los dos referentes del Poder Ejecutivo se vieron cara a cara. Las constantes críticas del vicepresidente Federico Franco hacia la labor del presidente Fernando Lugo ahondaron la crisis en el Gobierno.

El Consejo de Ministros se vio obligado a encarar a Federico Franco y ponerle frente a frente con el presidente de la República. La relación entre ambos nunca fue buena, desde que ganaron las elecciones el 20 de abril, el año pasado.

El 80 por ciento de la discusión giró en torno a las constantes críticas, desavenencias y quejas públicas realizadas por el vicemandatario -a través de la prensa- contra Lugo.

Los ministros consideran que esta situación ya está poniendo en riesgo la gobernabilidad del país.

Esto aún más, luego de que el vicepresidente reinstala en la agenda política el juicio político contra Lugo, insistiendo en que está preparado para asumir el cargo si el Congreso decide destituir al presidente.

IMPASSE. El ministro de Comunicación, Augusto dos Santos, ofició de vocero y por primera vez admitió oficialmente el tema ante la opinión pública. Dijo que hay preocupación en el Gobierno y que seguirá la discusión entre Lugo y Franco.

Relató que los ministros fueron los primeros en plantear el problema y que insistieron en la necesidad de mejorar la comunicación en el Poder Ejecutivo. "Los ministros fueron muy firmes en señalar que lo que está en juego es la gobernabilidad, y lo que no se puede traicionar es la voluntad popular plasmada el 20 de abril", dijo.

Franco se ratificó en todas sus críticas contra Lugo.

Contrariamente a la postura de los ministros, Lugo no cuestionó a su vicepresidente. Escuchó y subrayó que hay necesidad de seguir conversando. "Expresó que estas cuestiones tenían que ser asumidas desde un plano humanista y un nivel de mejor coordinación", acotó Dos Santos. Aseguró que no hubo posicionamiento a favor o en contra de ambos referentes del Ejecutivo. Pero dijo que existe un malestar hacia la actitud que asume Franco.

Cuestiones como la utilización del cuartel militar por parte de la izquierda, las tierras de Teixeira, el subsidio a los sesameros, el avión venezolano y las relaciones con el presidente Hugo Chávez son temas cuestionados por Franco.

INGRESO PROHIBIDO

Llamativamente y por primera vez no se permitió el ingreso de los reporteros gráficos a la reunión del Consejo de Ministros que se inició a las 6 de la mañana y terminó luego de las 8.30. La discusión entre el vicepresidente Federico Franco, el presidente y sus ministros no dio lugar para nada. Generalmente los fotógrafos y camarógrafos ingresan durante algunos minutos para captar las instantáneas de la reunión del Consejo de Ministros. "Cuando las papas queman", así saludó el ministro Augusto dos Santos, segundos antes de conversar con los periodistas en la sala de prensa, graficando de esa manera el caldeado encuentro entre los principales referentes del Gobierno.

Dejá tu comentario