24 may. 2024

Logros macroeconómicos deben distribuirse mejor

La proyección de crecimiento para Paraguay en este 2023 es optimista tanto con respecto al 2022 como en comparación con el resto de los países de la región. No obstante, es necesario mantenernos cautelosos por dos razones. En primer lugar, un contexto internacional que no parece mejorar de manera sustancial, y el cual podría afectar a nuestro país caracterizado por una economía sumamente abierta, y, en segundo lugar, por algunas señales a nivel microeconómico que muestran un progresivo deterioro, cuya tendencia no cambiaría aun con tasas de crecimiento del producto interno bruto (PIB) altas. Las actuales y futuras autoridades económicas deben analizar la complejidad de la situación.

La economía paraguaya tiene una fuerte dependencia de factores exógenos. El primero se relaciona con el clima que, a pesar de observarse un buen panorama actual, el riesgo de sequía está presente para este año.

El segundo es el contexto internacional cuya situación continúa compleja, ya que a los factores que venían afectando se agrega la incertidumbre de la actual crisis financiera iniciada con el Silicon Valley Bank (SVB).

Si bien los riesgos están disminuyendo, el Fondo Monetario Internacional señala que la invasión rusa de Ucrania, la espiral de inflación mundial y la desaceleración de la economía china siguen marcando la evolución económica mundial y seguirán haciéndolo en un futuro próximo.

Los efectos de la quiebra del SVB y la desestabilización posterior de otras instituciones financieras privadas ya generaron fluctuaciones en los tipos de cambio en los países emergentes como México.

La calificadora de riesgo Standard and Poor’s advirtió que las instituciones financieras de la región de menor tamaño y concentradas, así como las fintech pueden sufrir los efectos adversos de la fuga de dinero hacia instrumentos considerados más seguros.

En un ambiente de volatilidad e incertidumbre se podrían agudizar las tensiones por el sobreendeudamiento.

Hay que recordar que Paraguay ya está sobrepasando los límites de la sostenibilidad y ya se empiezan a ver los resultados de las restricciones fiscales con la crisis sanitaria y los pasivos que mantiene el Fisco con proveedoras del Estado.

Una parte del crecimiento económico esperado en Paraguay en 2023 se sustenta en el aumento de los precios de algunas materias primas en los mercados internacionales; sin embargo, también se encarecen los costos de otros productos importados. La inflación apareció por primera vez en las últimas décadas como principal preocupación de la ciudadanía en una reciente encuesta.

Otra encuesta realizada por el Banco Mundial señala que alrededor del 50% de la población mayor de 15 años está muy preocupada por no poder pagar gastos de salud y el 20% gastos en educación. Un tercio de la población está endeudada y casi la mitad es debido a problemas de salud.

Estas condiciones estructurales que afectan a nivel microeconómico no se resolverán con un buen desempeño macroeconómico. Hay suficiente evidencia en Paraguay de que aun con tasas de crecimiento positivo del PIB, indicadores laborales como el subempleo, la informalidad y los ingresos no solo no mejoran, incluso se observan tendencias al empeoramiento.

Un crecimiento del PIB sin acceso a empleos y servicios de salud y educación de calidad no augura mejores condiciones de vida para la población. Si a eso se agregan la incertidumbre y los miedos de las familias paraguayas, nos encontramos ante un escenario en el que a los riesgos externos se agrega el malestar social.

Nada de esto ayuda a generar un ambiente que facilite una trayectoria hacia el desarrollo aun contando con aumentos del PIB interesantes. Las actuales y futuras autoridades económicas deben analizar la complejidad de la situación económica mundial, regional y nacional y plantear los cambios que necesita el país para lograr que el buen desempeño macroeconómico se distribuya e impacte mejor en los hogares y los emprendimientos económicos.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.