País

Llevan asistencia integral hasta 48 zonas vulnerables del país

 

Son las 11.15 y el bullicio se apodera de las calles del barrio San Juan, Bañado Norte. Es el horario favorito de los niños de la zona. Varios chicos parten entusiasmados rumbo al comedor del Centro Ko’eju. Frente al local, ya hay una gran cantidad de ojitos brillantes esperando con ansias que la puerta se abra para deleitar el vori vori, a punto de salir del fuego.

Durante la espera, la conversación de los chicos es variada. Desde el fútbol, anécdotas en la escuela y la cruda realidad que les toca afrontar; la crecida del río. Algunos comentan que ya falta poco para que el agua llegue a invadir su hogar, otros, en cambio, ya han realizado la forzada mudanza.

SE APRUEBA EL INGRESO. Los pequeños corren a buscar la mejor ubicación en una de las tres mesas disponibles. Pero antes de dar lugar al almuerzo, saben que hay un paso clave; una oración para dar las gracias.

Bien fuerte, algunos oran con devoción y otros por impulso, de prisa; y es que el apetito ya apura.

Cuando los platos cargados llegan hasta la mesa y las cucharas están en marcha, se perciben unos minutos de calma en el amplio salón.

La mayoría de los pequeños que asisten al sitio, desde 2 hasta 14 años en promedio, afirman que del lugar además les gustan las clases de música de los sábados.

COMEDOR. El Centro de Transformación Ko’eju está ubicado tanto en dicho barrio como en otros sitios vulnerables. En total son 48 los locales que sostiene el Centro Familiar de Adoración, con aportes voluntarios. La meta para el año que viene es abrir otros 10 centros más y, a largo plazo, llegar a 100 sitios.

El pastor Héctor Gómez, coordinador de los centros, afirmó que actualmente son asistidos 3.700 niños. Indicó que el propósito de la apertura de los centros es además impulsar a los chicos y sus familias a salir de la pobreza a través de la transmisión de principios y valores bíblicos para romper paradigmas.

En los centros también ofrecen asistencia médica, sicológica, odontología, además de acompañamiento escolar. Dentro de las actividades también figuran escuela de deportes, música, colonias de vacaciones, alfabetización de adultos, clínica móvil y otros. Para más información pueden visitar www.koeju.org.py.

La algarabía vuelve a apoderarse del salón, conocido como Comedor Costanera. Ahora es turno del postre. Luego se dirigen a la sala de odontología para la higiene bucal. Finalmente es hora de volver a casa, las caritas están relajadas y el corazón contento.

Dejá tu comentario