Mundo

LG deja de fabricar móviles tras 5 años de fuertes pérdidas

 

LG Electronics, que llegó a ser tercer fabricante mundial de teléfonos móviles, anunció el lunes que ya no producirá más este tipo de tecnología tras acumular este segmento unos 4.400 millones de dólares (3.750 millones de euros) en pérdidas en los últimos cinco años.

La empresa surcoreana, que tiene una planta en Brasil, comunicó la decisión indicando que abandona el “increíblemente competitivo sector de la telefonía móvil” para centrarse en otros espacios que considera más rentables.

Entre los segmentos en los que ve potencial y espera centrar sus recursos se cuenta los componentes para vehículos eléctricos, la futura tecnología 6G, la robótica, la domótica o la inteligencia artificial, según explicó la compañía con sede en Seúl en un escrito publicado hoy.

La decisión promete afectar directamente a las operaciones de la planta que LG tiene en el municipio de Taubaté (estado de San Pablo), donde tiene unos 1.000 empleados que se dedican a ensamblar smartphones, pantallas y computadoras portátiles.

Ante los rumores sobre el cierre del negocio de telefonía de LG que se han producido en las últimas semanas, los representantes sindicales de esta fábrica ya indicaron en su momento a medios de Sao Paulo que temen por el futuro de unos 400 de estos empleos.

La empresa surcoreana se limitó a señalar el lunes en el mencionado comunicado que “trabajará conjuntamente con proveedores y socios durante todo el proceso de cierre de nuestro negocio de teléfonos móviles” y que “los detalles relacionados con puestos de trabajo se determinarán a nivel local”.

La tecnológica ya llevaba tiempo reorganizando al personal de su rama de telefonía y destinándolo a otros segmentos menos deficitarios.

En los últimos años, LG había centrado casi todos sus recursos fabriles de la división de Comunicaciones Móviles en Vietnam y, además de en Brasil, mantenía algunas operaciones en India y China.

Medios surcoreanos indicaron, citando fuentes cercanas al asunto, que antes de adoptar esta decisión la compañía buscó vender, sin éxito, su negocio al conglomerado vietnamita Vingroup, además de al grupo Volkswagen.

Dejá tu comentario