Política

“La mayoría no tiene para pagarse el transporte de retorno ni el Hotel Salud”

Es la realidad que administra en estos momentos el Consulado paraguayo en Buenos Aires. Cerca de 1.400 paraguayos ansían regresar al país en plena pandemia y cuando continúan cerradas las fronteras.

En sus 36 años de servicio como diplomática, en los que ya le tocó desempeñarse como cónsul (Barcelona, San Pablo, Río de Janeiro), Celia Esther Cañete dice que jamás imaginó que pasaría por una situación tan inédita y desbordante como la que le corresponde administrar en estos momentos con cientos de compatriotas a los que la pandemia del coronavirus por Covid-19 les halló fuera del país y agudizó la situación de vulnerabilidad en que se encontraban. Sobre todo a aquellos que al declararse la cuarentena también en la Argentina, terminaron sin trabajo y sin medios de sustento. Varios de estos piden regresar al Paraguay en busca de contención, aún habiendo logrado su radicación y contando con documento de identidad argentino. Ayer llegaron a Paraguay dos ómnibus que trajeron a 120 repatriados más.

–¿Cómo ha impactado en el Consulado atender las contingencias surgidas con la pandemia en Buenos Aires, donde se concentra la comunidad paraguaya más numerosa?

–Realmente, en Buenos Aires tenemos la mayor colectividad. Al comienzo, desde el Consulado teníamos solamente a los varados, aquellos que se encontraban de vacaciones o que vinieron a visitar a sus familias o para algún curso, o a someterse a un tratamiento, cirugía o consultar. Hablamos de unas 800 personas. Pero desde hace un mes aparecieron los que perdieron su trabajo.

Al día de hoy tenemos cerca de 1.400 ya anotados para volver. Entre ellos, incluso quienes tienen documento de identidad argentino (DNI), principalmente hombres que se dedicaban a la construcción y mujeres que se desempeñaban en servicios domésticos. Hay unos 60 compatriotas, por ejemplo, que se encontraban en Neuquén y Jujui, trabajando en construcción.

Aquí la cuarentena se inició el 20 de marzo y continuará hasta el 8 de junio. La cantidad de contagiados aumentó en Capital Federal y en la Provincia de Buenos Aires

–Tenemos entendido que hay muchos compatriotas en las villas. ¿Qué reporte tiene sobre el número de paraguayos contagiados en estos asentamientos precarios?

–Bueno, la Villa 31 es la más afectada, pero no tenemos demasiados connacionales con coronavirus. Aclaro que contamos con información oficiosa, puesto que oficialmente no nos informan. Los contactos en las villas son los que nos comunican al respecto. No tengo un número, pero sí conocimiento de que, por lo menos, cuatro familias están contagiadas allí.

–¿Es cierto que entre quienes quedaron sin empleo crece el número de los que piden su repatriación al Paraguay?

–Contamos ya más de 300 personas que quedaron sin trabajo y están pidiendo volver a Paraguay. Tienen residencia aquí, pero quedaron sin recursos, y les hemos estado apoyando con bolsas de alimentos. En los últimos meses ya hemos acercado alimentos a 1.050 familias. Justamente estamos organizando más de 200 bolsas más para este fin de semana. Esto implica comprar los productos, cargar las bolsas y organizar la entrega. Tenemos grupos por todas partes.

–¿Cuál es el principal inconveniente para agilizar la repatriación de quienes piden volver al país?

–Tener el local donde puedan hacer la cuarentena al ingresar a nuestro país. Contar con el espacio físico. El Consejo de Defensa Nacional (Codena) nos autoriza el operativo, una vez que se asegure este aspecto. Nosotros contamos con la lista de personas que se anotaron para retornar, además de la lista de varados.

Cuando nos autoriza Codena, hacemos una selección de los que van a viajar, priorizando a los enfermos, discapacitados, mujeres con niños y personas con más de 60 años y, lógicamente, los varados.

Hasta que podamos ir enviando la gente, lo que hacemos es asistirlos en alimentos y hasta en medicamentos, en determinados casos.

Pero, insisto, la repatriación depende de la disponibilidad de lugar en los centros de cuarentena en Paraguay. El anuncio de que se habilitaron hoteles-salud ayudó a agilizar un poco, ya que entre los varados se hallaban varios con vehículos particulares, que estaban en condiciones de pagarse esos hoteles. En los últimos días muchos de ellos emprendieron el viaje de regreso, gracias a que tendrán un sitio asegurado para la cuarentena obligatoria.

Ahora bien, aquí la mayoría no tiene para pagarse ni el transporte ni el Hotel Salud.

–¿Cómo encaran y con qué recursos la asistencia a los connacionales desde el Consulado considerando que se está ante una situación incierta e inédita?

–A decir verdad, lo que uno ve acá es impresionante y a veces te hace sentir impotente. Administramos recursos de los fondos sociales que nos provee el Ministerio de Relaciones Exteriores, que no dan abasto ante las necesidades que repentinamente nos vimos obligados a administrar. Estamos aguardando una nueva partida de fondos sociales. Con esos recursos hacemos maravillas, triplicando su rendimiento a la hora de comprar los productos que compramos para distribuir entre nuestros compatriotas, incluyendo medicamentos.

Además, contamos con algunos compatriotas empresarios que desde Paraguay nos están apoyando con donación de alimentos. La Secretaría de Repatriados se encarga de cubrir el costo del transporte para el retorno de los connacionales. Como los dos ómnibus que partieron con destino a Paraguay, uno ingresó por Clorinda; otro por Posadas.

Otra actividad que estamos realizando es apoyar a los comedores, donde preparan las ollas populares. Son muchas necesidades, jamás me imaginé que íbamos a pasar esto.

Tengo 36 años de Cancillería y consulados y, sinceramente, jamás me imaginé una situación así. Hay situaciones dramáticas.

–¿Cuántos paraguayos hay en la Argentina?

–Alrededor de 1.500.000. El mayor número se encuentra en Capital Federal y en la Provincia de Buenos Aires donde son unos 300.000. El resto, en las demás provincias. Paraguay cuenta con 13 consulados en Argentina. Desde que se declaró la pandemia de coronavirus, estamos trabajando a puertas cerradas en el Consulado General de Buenos Aires, de lunes a viernes, de 9:00 a 14:00.

Atendemos también las consultas y contactos a través de WhatsApp, de 8:00 a 18:00 y disponemos de una línea de emergencia, 24 horas. Los 13 consulados estamos trabajando con la Embajada para organizarnos mejor en la atención de las contingencias en este escenario de pandemia.


Contamos ya más de 300 personas que quedaron sin trabajo y están pidiendo volver a Paraguay. Tienen residencia aquí, pero están sin recursos, y les estamos apoyando con alimentos.


Son muchas necesidades, jamás me imaginé que íbamos a pasar esto. Tengo 36 años de Cancillería y consulados y, sinceramente, jamás me imaginé una situación así.

Dejá tu comentario