País

La Iglesia es mujer y madre

 

Hoy meditamos el Evangelio según San Juan 19, 25-27

El Papa Francisco sobre la lectura de hoy dijo: “En los Evangelios cada vez que se habla de María se habla de la “madre de Jesús”. Y «aunque en la Anunciación no se dice la palabra “madre”, el contexto es de maternidad: La madre de Jesús» afirmó el Papa, subrayando que «esta actitud de madre acompaña su obra durante toda la vida de Jesús: Es madre».

Tanto que, prosiguió, «al final Jesús la da como madre a los suyos, en la persona de Juan: “Yo me voy, pero esta es vuestra madre”». He ahí, por tanto, «la maternidad de María».

«Las palabras de la Virgen son palabras de madre» explicó el Papa. Y lo son «todas: después de aquellas, al principio, de disponibilidad a la voluntad de Dios y de alabanza a Dios en el Magníficat, todas las palabras de la Virgen son palabras de madre».

E incluso «antes, en Nazaret, lo hace crecer, lo cría, lo educa, pero después lo sigue: “Tu madre está ahí”».

María «es madre desde el principio, desde el momento en el que aparece en los Evangelios, desde el momento de la Anunciación hasta el final, ella es madre». De ella «no se dice “la señora” o “la viuda de José”» -y en realidad «podían decirlo»- sino que siempre María «es madre».

«Los padres de la Iglesia han entendido bien esto -afirmó el Pontífice- y han entendido también que la maternidad de María no termina en ella; va más allá».

También los padres «dicen que María es madre, la Iglesia es madre y tu alma es madre: Hay femenino en la Iglesia, que es maternal».

Por eso, explicó Francisco, «la Iglesia es femenina porque es “iglesia”, “esposa”: Es femenina y es madre, da a luz». Es, por tanto «esposa y madre», pero «los padres van más allá y dicen: “También tu alma es esposa de Cristo y madre”».

«María, madre; la Iglesia, madre; nuestra alma, madre» repitió Francisco, invitando a pensar «en esta riqueza grande de la iglesia y nuestra; y dejemos que el Espíritu Santo nos fecunde, a nosotros y a la Iglesia, para convertirnos también nosotros en madres de los otros, con actitud de ternura, de mansedumbre, de humildad. Seguros de que este es el camino de María».

(Frases extractadas de http://www.vatican.va).

Dejá tu comentario