Economía

La economía de Cartes: Lo macro se sostuvo, pero quedan déficits

 Un saldo en el que la macroeconomía se pudo sostener, pero con falencias en institucionalidad que ayude al crecimiento, se tiene del Gobierno que se va, según analistas del sector y empresarios consultados.

Analistas y referentes del ámbito privado brindaron sus apreciaciones en torno a la gestión económica del Gobierno que culmina su mandato el próximo 15 del corriente, enfatizando en que si bien a nivel macro se percibe estabilidad, hay déficit en áreas como viviendas, institucionalidad y reglas claras, lucha contra la pobreza, discursos muy ambiciosos y contrabando.

La calificación promedio vertida por los consultados fue de 7, atendiendo que algunas políticas de Estado inauguradas en administraciones anteriores se siguieron cumpliendo, en cuestión monetaria, fiscal y control de la inflación; aunque hay desafíos como la verdadera concreción de la Ley de APP o llave en mano de manera más masiva, o que el déficit fiscal no se replique por mucho tiempo.

Manuel Ferreira, ex ministro de Hacienda, sostuvo que hay aspectos positivos en torno a la gestión de Horacio Cartes, en materia económica, como la infraestructura, la capacidad de gestión con financiamiento de emisión de deuda, la sostenibilidad macro, viviendas para la clase baja, etc.

“Se pudo levantar el ritmo en la segunda etapa del Gobierno en su capacidad de gestión con financiamiento proveniente de la emisión de deuda a nivel internacional, que fue su principal caballito de batalla. Hay un sostenido nivel en la estabilidad macro”, de acuerdo con sus expresiones.

APP. Entre los aspectos negativos, citó a la Ley de APP que no funcionó aún como debería haberlo hecho, además de la deficiencia en viviendas para clase media, algunos problemas de institucionalidad y normas poco claras de juego en aspectos como la Ley de Tarjetas de Crédito y la decisión oficial de liberar los precios de los combustibles (gasoil principalmente).

“El Gobierno dio marcha atrás en la institucionalidad, en las normativas y en la credibilidad en las reglas de juego; además de observarse intentos de violación constitucional y manejos que desestabilizaron la independencia del Poder Judicial. Mi calificación en materia económica es entre 6 y 7”, relató.

lo macro, bien. Por su parte, Jorge Garicoche, analista de la Fundación Investigación para el Desarrollo, destacó que en líneas generales en la política macro la administración Cartes se desempeñó bien, con una calificación 7.

“En cuestión de política monetaria y fiscal bastante bien, con la Ley de Responsabilidad Fiscal nos portamos relativamente bien, en comparación con los países vecinos”, mencionó.

Un gran déficit, sin embargo, señalado por el economista es la serie de problemas comunicacionales en torno a las ambiciones primigenias del Gobierno actual en cuanto a disminuir la pobreza, ya que las condiciones de los primeros años eran distintas a las que se tienen ahora, y a lo que se enfrentaban no era similar al escenario de esta última etapa, según dijo.

“Quizá cuando escribieron el plan de gobierno actual a inicios de 2013 había mucha expectativa por bajar los niveles de pobreza, pero los avatares de los países vecinos y los efectos del exterior complicaron mucho el panorama”, relató.

saldo pendiente. El discurso, entonces, no se corrigió, de acuerdo con Garicoche, quien observó un gran saldo pendiente en esta materia. El experto recomendó a la nueva administración que cuide el aspecto de las expectativas que lanza en torno a esta cuestión.

En cuanto al déficit fiscal, dijo que no sería problema acarrear este indicador, pero que no puede ser eterno, sino que debe ser revertido en algún momento. “No escucho aún si se planteó el tiempo en que pueda ser revertido”, advirtió.

Algunas carencias en infraestructura fueron citadas por Garicoche, además de proyectos que aún no fueron concretados por falta de recursos. De todas maneras, enfatizó en que el manejo en general es visto como bueno, sin llegar a lo excelente; y que cierta institucionalidad siempre frágil puede servir para empezar a crear fortaleza, desligándose el sector productivo del discurso político.

Opiniones
“Fortaleza en entidades, pero déficit en las reglas de juego”
“Dentro de una institucionalidad extremadamente débil, el ámbito económico es donde hay más fortalezas: en el BCP, Hacienda y la AFD. El Gobierno dio continuidad normal a una política de Estado en lo macroeconómico”, sostuvo Yan Speranza, titular del Club de Ejecutivos, entre lo positivo de la actual gestión económica.Sin embargo, también hay factores que inciden en la economía, como la institucionalidad en la Justicia, con mucho ruido generado en torno a la intención de reelección presidencial, “que rompe las reglas del juego”, según acotó.“Eso afecta la calificación país en el grado de inversión anhelada. A pesar del ordenamiento macro nos falta el elemento institucional”, calificó.

“Infraestructura y viviendas en lo positivo versus contrabando”
Hubo un buen trabajo en el Gobierno actual en lo que hace a infraestructura y viviendas, con técnicos muy buenos en los ministerios, bien consolidados, a criterio de Neri Giménez, presidente del Centro de Importadores del Paraguay (CIP).De todas formas, faltó un mejor manejo en lo concerniente a la comunicación con muchos sectores de la población, especialmente con el sector empresarial, según relató.“Sentimos que algunos ministerios estuvieron muy cerrados, no había apertura hacia el sector empresarial”, dijo.El referente citó al contrabando y a la inseguridad como factores claves que no permitieron un mejor desempeño en el engranaje económico.

Buena imagen desde afuera, pero sin APP
Buen posicionamiento del país ante mercados y referentes internacionales, que incentivaron la inversión extranjera directa, y el comercio bilateral, inversiones públicas enfocadas al desarrollo de territorios aislados del comercio mediante rutas y puentes, además de la creación del Fondo de Garantía Mipymes, son aspectos económicos positivos de la era Cartes, según Stanley Canova, analista financiero.Los puntos a mejorar son la correcta aplicación de la APP y que el MIC ya no ignore a la Comisión Nacional de Valores.

Dejá tu comentario