24 abr. 2024

Indígenas se especializan en salud para poder servir a sus comunidades

Con grandes desafíos, varios indígenas de diferentes etnias del Paraguay se especializan en áreas de la carrera de Medicina y ejercen la profesión para prestar servicios a personas de sus comunidades.

Los profesionales relataron las dificultades que debieron atravesar por largos años y destacaron que con ayuda de sus familiares pudieron cumplir su sueño de obtener el anhelado título universitario y así poder ayudar a los demás indígenas del país.

Actualmente son seis los doctores indígenas que prestan servicio en dependencias del Ministerio de Salud.

Emigdia Prisciliana Barboza Ferreira, hija de Pablo Barboza y Eunice Ferreira, es oriunda de Bahía Negra, Puerto Esperanza, tiene 34 años de edad y pertenece a la comunidad indígena Yshir Chamacoco, obtuvo una beca universitaria para estudiar en la Escuela Latinoamericana de Medicina en Cuba a los 19 años y, actualmente, es residente del tercer año de Medicina Familiar en el Hospital Distrital de Limpio.

Asimismo, relató que a través de la Conarem del Instituto Nacional de Salud, realizó un concurso en el 2020 para obtener dicha plaza de residencia en el centro asistencial.

“En el 2007 había un convenio entre Paraguay y Cuba y entonces me postulé para poder estudiar Medicina”, indicó Barboza.

Cabe destacar que Emigdia estuvo en el puesto número uno debido a la excelencia de sus notas y a lo realizado durante las pruebas que le tomaron para poder acceder a la beca.

“No sé si fue Dios o el destino que me ayudó a cumplir mi meta. De niña ya me gustaba la medicina porque mi abuelo, Rodolfo Ferreira, es hasta ahora promotor de la salud en Puerto Esperanza y yo lo admiraba y quería usar esa bata blanca que él usaba”, refirió la profesional.

Destacó que la mayor dificultad que encontró estudiando en Cuba fue estar lejos de sus seres queridos.

“Lo más difícil para mí fue estar lejos de mi familia porque nunca había viajado sola a otro país. Gracias al apoyo de ellos yo pude cumplir con mi objetivo”, relató.

Médicos de familia. Por otro lado, Jorge Amado Paya Barboza, oriundo de Bahía Negra, de la comunidad indígena Puerto Diana, de la etnia Yshir Chamacoco, primo de la doctora Emigdia, también siguió sus pasos y actualmente se desempeña como médico general en el Ministerio de Salud Pública y en el Instituto de Previsión Social (IPS), de Carmelo Peralta, en el Alto Paraguay.

A los 18 años culminó el colegio en Bahía Negra y posteriormente se mudó a la ciudad de Asunción para inscribirse en el cursillo de la Universidad Nacional de Asunción (UNA), pero comentó que debió dejar la casa de estudios porque no podía costear los gastos de los exámenes de ingreso.

“Yo recibí una carta de mi prima que se había ido en el 2007 a estudiar. Me comentó cómo es la universidad y me convenció para animarme a viajar. Luego, en el 2009 me fui a Cuba con colaboración de la gente que me ayudó para pagar el boleto”, sostuvo.

Paya remarcó que lo que mayormente le enorgullece es haber logrado su objetivo sin ayuda del Gobierno.

“Desde pequeño yo vi la necesidad de los indígenas del lugar donde yo vivía y entonces decidí estudiar. No importa si no recibí ayuda del Gobierno, porque fue gracias a méritos propios que mi sueño se hizo realidad”, añadió.

Asimismo, instó a los indígenas a que estudien si tienen la oportunidad y que se especialicen para poder ayudar a las personas de su comunidad, ya que no todos son escuchados ni tienen la misma suerte.

“Cada uno debe trazar una meta para cumplir. Uno mismo debe luchar por sus objetivos sin esperar ayuda de los demás. Todo es posible y requiere de esfuerzo y sacrificio”, puntualizó el profesional.

No sé si fue Dios o el destino que me ayudó a cumplir mi meta. De niña me gustaba la medicina porque mi abuelo es promotor de la salud. Lo admiraba y también quería usar esa bata blanca. Emigdia Prisciliana Barboza Ferreira, médica familiar. No sé si fue Dios o el destino que me ayudó a cumplir mi meta. De niña me gustaba la medicina porque mi abuelo es promotor de la salud. Lo admiraba y también quería usar esa bata blanca. Emigdia Prisciliana Barboza Ferreira, médica familiar.

Desde pequeño vi la necesidad de los indígenas del lugar donde vivía, entonces decidí estudiar. No importa si no recibí ayuda del Gobierno, porque gracias a méritos propios hice mi sueño realidad. Jorge Amado Paya, médico general. Desde pequeño vi la necesidad de los indígenas del lugar donde vivía, entonces decidí estudiar. No importa si no recibí ayuda del Gobierno, porque gracias a méritos propios hice mi sueño realidad. Jorge Amado Paya, médico general.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.