País

Incendio en Mercado 4 revive promesa de control de la sobrecarga eléctrica

Un nuevo susto sacudió a los permisionarios del Mercado 4 ayer en horas de la madrugada, cuando se desató un incendio sobre Pettirossi casi Battilana, en un nuevo caso de siniestro que en cuestión de minutos consumió por completo dos casillas ubicadas en las aceras y tres salones comerciales.

Si bien el teniente 1° Luis Saldívar, de la Compañía 20 del Cuerpo de Bomberos Voluntarios del Paraguay (CBVP), no quiso adelantar la causa que motivó el desastre, extraoficialmente se presume que un cortocircuito en la precaria instalación eléctrica de los puestos en la vía pública, habrían generado el inicio del fuego en el lugar.

Los salones que ardieron son Casa Dany, Yuri y Fersa; en tanto que las casillas se dedican a la venta de pendrive, cedés y otros.

Nos llevó horas de trabajo controlar las llamas. No pudimos hacer nada para salvar las mercaderías de las casillas y los salones, que se perdieron casi en su totalidad. Solo una tarea de contención para que el incendio no se traslade a otras zonas, lo cual hubiese sido más grave”, resaltó.

El mismo señaló que las bocas hidrantes funcionaron sin ningún tipo de inconvenientes, por lo que el agua no faltó para controlar el fuego.

Por su parte, Roberto Giménez, un testigo que estuvo en ese punto mercantil al momento de producirse el incendio, comentó que todo arrancó a las 2.30 del domingo, y aún cuando mucha gente corrió para tratar de apagar las llamas, estas se extendieron muy rápido tanto en los puestos callejeros como al interior de los negocios.

“A esa hora había demasiado viento y eso hizo que el fuego corra veloz. Ni siquiera podíamos pararnos enfrente porque el fuego era impresionante”, dijo.

MEDIDAS. El director del Mercado 4, Christian Bareiro, explicó que si bien la mayoría de las casillas instaladas en las calles del área cuentan con medidor propio de la ANDE, una tarea que se debe encarar de inmediato es la de controlar la sobrecarga en la red eléctrica y las conexiones irregulares por parte de los permisionarios.

Trifásicos recargados de enchufes, cables desfasados con respecto a la cantidad de electrodomésticos que deben abastecer, entre otros, pintan la inconsciencia de quienes explotan estos locales.

“Es un toque de alerta. Se viene la estación de mucho calor y la temporada alta de ventas, donde miles de personas se movilizan por el lugar. Debemos dar las máximas garantías a quienes vengan a realizar compras en nuestro mercado”, expresó finalmente.

Dejá tu comentario