Interior

Impresiona la bajante del río Paraná en la zona de las Tres Fronteras

En algunos puntos del lecho se puede observar que el río retrocedió hasta 17 metros, dejando a su paso rastros de piedra y basura. Muchos vecinos de las zona ribereñas aprovechan para pescar.

La falta de lluvia en la zona de carga de aguas arriba sería la causa de que el río Paraná en la zona de las Tres Fronteras presente una imagen que se repite por segundo año consecutivo, que hasta lugareños se sorprenden, dejando ver rocas y restos de basura en el lecho seco.

Desde la zona del atracadero, en el límite entre los municipios de Ciudad del Este y Presidente Franco, es posible observar la magnitud del descenso. Según los pobladores ribereños, en algunos trechos el río retrocedió casi 17 metros, fenómeno pocas veces visto. “El año pasado tuvimos algo parecido, que fue aprovechado por muchas personas para cruzar de un lado a otro en canoa durante el cierre del Puente de la Amistad. Lo raro es que es la primera vez que vemos algo así 2 años seguidos”, relata Jorge Mendoza, vecino del atracadero de Presidente Franco.

Muchos aprovechan y bajan hasta la zona rocosa del lecho para pescar, tanto en la margen paraguaya como brasileña. Algunos tienen suerte y logran quitar algunas especies que son comunes en el río Paraná. “Vamos a probar suerte, con esta crisis que hay cualquier cosa es útil para compartir con la familia”, comenta Roberto Benítez, otro poblador del lugar.

LA SITUACIÓN. Existen más de 50 centrales hidroeléctricas de aprovechamiento aguas arriba de la Itaipú Binacional, pero la fuente de suministro del embalse (el lago Itaipú) proviene en un 80% de dicha afluencia regulada, recibida como resultado de las operaciones de esas centrales que operan en el Brasil.

El 20% restante viene de las contribuciones de los ríos que desembocan en el embalse que estuvieron ausentes en los primeros tres meses del año, fenómeno similar al registrado en esta misma época del año pasado. Ese 20% prácticamente desapareció este trimestre, por falta de lluvia.

La central registra una menor generación en comparación con el año pasado y la caída oscila el 12%. Los meses de lluvia se registran normalmente entre octubre y abril, pero desde hace tres años se registra una escasez en las precipitaciones.

En tanto, en la zona de las Tres Fronteras, hacia el lado argentino, se han reportado dificultades para la captación de agua en diversas poblaciones localizadas a la vera de los tramos de aguas abajo del río Iguazú, que también se ve afectado por la bajante.

Según los datos, las bajas afluencias hacen que el río Iguazú registre una descarga con niveles mínimos, al igual que el río Paraná. Se espera alguna precipitación significativa que permita incrementar el nivel del embalse y zona de la cuenca del Iguazú, donde se da la confluencia con el Paraná en la región de las Tres Fronteras.

Dejá tu comentario