Sucesos

Hallan en contenedor restos de siete supuestos inmigrantes clandestinos

Se presume que las víctimas debían bajar en un país de Europa Occidental, pero que se olvidaron de ellas, y luego de tres meses de travesía en alta mar arribaron al puerto de Villeta, todas muertas.

Noventa y cuatro días después de partir escondidos en un contenedor con carga de fertilizantes, en un buque carguero que zarpó de un puerto de Serbia (en busca de un sueño mejor, al decir del fiscal Marcelo Saldívar), fueron encontrados ayer los cuerpos de siete supuestos inmigrantes clandestinos, en el barrio Santa María de Asunción.

El macabro hallazgo se produjo cuando funcionarios de la empresa importadora revisaron uno de cinco contenedores, debido al fuerte olor que expedía; al abrirlo, se encontraron con los siete cadáveres en avanzado estado de descomposición.

“No es el primer caso en el mundo en que inmigrantes realizan este tipo de travesías en busca de un sueño mejor y emigrar de manera ilegal hacia un país más próspero”, consideró el fiscal de la causa, Marcelo Saldívar.

“Aparentemente debían realizar un viaje corto y se olvidaron de ellos. Por el estado en que se encuentran los cuerpos, su fallecimiento se había dado ya hace bastantes días”, indicó el fiscal.

Los cuerpos ya no eran tales, sino apenas despojos en descomposición y restos óseos envueltos en bolsas plásticas de color negro. El agente detalló que además se encontraron celulares, auriculares, alimentos y mochilas con ropas y documentos.

“Son personas que tenían todo lo necesario como para un viaje corto, por la cantidad de comida y agua que tenían. Posiblemente querían ingresar a algún país europeo occidental de manera ilegal”, explicó el agente.

Por los pasaportes hallados junto a los cuerpos, dos de ellos fueron identificados como jóvenes de 19 y 20 años, respectivamente. Se trata de Yasa Barabara (19), de nacionalidad egipcia, y Ahmed Belmiloudi (20), de origen marroquí, según los documentos. El fiscal adelantó que estos datos serán corroborados con otras autoridades, ya que podrían ser documentos e identidades falsos

El contenedor es propiedad de una empresa que se dedica a la agricultura, cuya carga de fertilizantes había llegado a su depósito unos días atrás, luego de realizar todos los trámites de despacho en el puerto privado Terport, en Villeta.

Ayer decidieron abrir la carga a causa del fuerte olor que expedía. Al respecto, el comisario Miguel Rivarola, subjefe de la Comisaría 11ª Metropolitana, manifestó que “la hipótesis que se maneja es que las personas son inmigrantes, que salieron ilegalmente desde Serbia y se olvidaron de ellos y murieron todos asfixiados”.

Por su parte, el propietario de la empresa, Vernon Rempel Baerg, explicó que el contenedor llegó procedente del continente europeo (Serbia), que salió el 22 de julio pasado e ingresó en el puerto Terport de Villeta el 19 de octubre.

Ante esta situación, el agente fiscal informó que se estarán comunicando con autoridades tanto del país de donde salió la carga, así como de Marruecos y Egipto, para corroborar las identidades.

Los restos fueron trasladados posteriormente hasta la Morgue Judicial.


Aduanas quiere uso de escáner en el 100% de los puertos
“Tenemos que escanear el cien por ciento de los contenedores que entran y salen. Ese debe ser el objetivo”, señaló ayer el presidente de la Dirección Nacional de Aduanas, Julio Fernández. “Si solamente se ponen escáneres en algunos puertos, como hasta ahora, entonces habrá siempre gente al margen de la ley que optará por ir a un puerto que no tenga este tipo de equipos para controles. Sin embargo, si se exige la colocación de escáneres a todos los puertos, las cosas se complicarán para los criminales”, agregó.
El contenedor pasó por Croacia, España, Portugal, Argentina y finalmente llegó al Paraguay.

Dejá tu comentario