Nacionales

Hace 60 años empezó la larga noche del stronismo

Un ataque al Cuartel de Policía en la noche del 4 de mayo de 1954, derrocó al presidente Federico Chaves y marcó la llegada de Alfredo Stroessner al poder, iniciando la más larga dictadura en Paraguay. Otro ataque similar le puso fin, 35 años después.

Por Andrés Colmán Gutiérrez | @andrescolman

Hay escenas similares que a veces se repiten en la historia de un país, pero definen situaciones y destinos diferentes.

Hace 60 años, en la noche del 4 de mayo de 1954, un grupo comando del histórico Batallón 40 de las Fuerzas Armadas paraguayas atacó el Cuartel de la Policía, en Asunción, ocasionando la muerte del joven y brillante dirigente colorado Roberto L. Petit y el derrocamiento del presidente de la República, Federico Chaves.

El jefe militar victorioso de aquel golpe de Estado era el entonces joven general de brigada Alfredo Stroessner, quien luego se hizo elegir presidente y asumió el cargo el 15 de agosto de 1954, iniciando la más prolongada, oscura y oprobiosa dictadura que conoció el Paraguay, hasta que 35 años después, en la noche del 2 de febrero de 1989, otro golpe militar -que también incluyó un ataque al Cuartel de Policía- le puso fin.

"El 4 de mayo de 1954 es una de las fechas que ha marcado a fuego la historia paraguaya, porque ese día empezó el gobierno autoritario más prolongado del periodo independiente", destaca el historiador Herib Caballero Campos.
      foto 3. Stroessner ganó la pulseada.jpg
Stroessner ganó la pulseada a la Caballería y derrocó a Federico Chaves para tomar el poder. Se quedó por 35 años.
Eran cerca de las 20:00, cuando el tiroteo se hizo intenso en todo el microcentro de Asunción, según relata el periodista e historiador Bernardo Neri Fariña, en su libro "El golpe del 4 de mayo de 1954".

"El presidente Federico Chaves buscó refugio en el Colegio Militar (actual sede del Parlamento), cuyo director era el general Marcial Samaniego, camarada y amigo de Stroessner", narra el autor.

Según la versión de Neri Fariña, cuando el mandatario quiso hacer prevalecer ante Samaniego su condición natural de comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, cargo que había delegado en el general Stroessner, el entonces capitán de Infantería, Isaías Barreto, le contestó a Chaves: "Su excelencia, usted está preso".

En su libro "El 4 de mayo de 1954", publicado por Última Hora, el periodista e historiador Roberto Paredes relata la misma anécdota, de modo distinto: "Asustado ante el desarrollo de los acontecimientos, Federico Chaves se dirigió para refugiarse hasta el Colegio Militar, por entonces en El Paraguayo Independiente y 14 de Mayo, donde inmediatamente fue detenido. 'Esto  no es posible, yo soy el Comandante en Jefe', se lamentaba, pero ningún oficial le respondía".

Seis presidentes de la República en solo dos años


Los sucesos del 4 de mayo de 1954 ocurrieron como parte de un largo periodo de extrema inestabilidad política en el Paraguay.

Tras la guerra civil de 1947, se produjo un periodo en que se sucedieron seis presidentes de la República en solo dos años, la mayoría a través de golpes de Estado: Higinio Morínigo, Juan Manuel Frutos, Juan Natalicio González, Raimundo Rolón, Felipe Molas López y Federico Chaves.

Chaves había asumido con un golpe el 11 de setiembre de 1949 y luego se hizo elegir institucionalmente en 1953, mandato que debía prolongarse hasta 1958.

"El país vivía en ese periodo una situación de caos generalizado: tensiones políticas permanentes, con crisis reiteradas; economía en bancarrota, con desórdenes en todas las áreas, pobreza generalizada en amplios sectores de la sociedad", describe Roberto Paredes.

"En enero de 1954, la tensión entre la Junta de Gobierno del Partido Colorado y el presidente Federico Chaves se había agudizado. El viejo caudillo estaba perdido en el caos. Las riendas del poder se estaban yendo de las manos, sin que él tratara de revertir las cosas, pues todavía se sentía poderoso en su Gobierno. Su amante, Isabelita Vallejos, era el pívot sobre el cual giraban los negocios, mientras el mercado negro florecía en medio del desabastecimiento y la miseria que asolaban al país", relata Bernardo Nery Fariña.

Méndez Fleitas, el factor desencadenante


Uno de los dirigentes políticos colorados que tuvo gran protagonismo en la caída de Chaves y el ascenso de Stroessner fue Epifanio Méndez Fleitas, quien ocupaba la presidencia del Banco Central del Paraguay.

Tras haber asumido un rol central en el derrocamiento del presidente Molas López, en 1949, Méndez Fleitas se había convertido en un caudillo de mucha influencia en el Partido Colorado y en toda la sociedad.

En enero de 1954 se produjo una primera crisis, cuando Méndez Fleitas fue destituido de su cargo en el Banco Central, junto a Guillermo Enciso Veloso y Tomás Romero Pereira, presidente y vicepresidente del Partido Colorado.

La puja interna que había en el Partido Colorado también se trasladaba al ámbito militar, donde era evidente la rivalidad entre el comandante en Jefe, general Alfredo Stroessner y el comandante de la Caballería, teniente coronel Néstor Ferreira.

Tras una serie de conspiraciones y movidas de ajedrez político, los sucesos se precipitaron en la mañana del 3 de mayo de 1954, cuando el comandante de la Caballería, Ferreira, ordenó la detención del mayor Virgilio Candia, jefe del RC3, bajo la acusación de estar "conspirando para derrocar al Gobierno".
      Foto 2. Un joven oficial Alfredo Stroessner.jpg
Un joven oficial Alfredo Stroessner (primero, a la izquierda) observa al dictador Higinio Morínigo durante una visita a cuarteles. En pocos años lo iba a emular en el poder.

El general Stroessner le reclamó al presidente Chaves por la acciones de Ferreira, alegando que sobrepasaban su autoridad. Por indicación de Chaves, Stroessner convocó al teniente coronel Ferreira a su despacho, pero el mismo se negó a acudir.

Finalmente, el 4 de mayo, a las 19, Ferreira se dispuso a presentarse ante Stroessner, pero ordenó a sus hombres de la Caballería que, en caso de que no regrese, salgan con sus tropas y ataquen la capital. Apenas ingresó a la comandancia, Ferreira fue detenido.

Stroessner desplegó a sus tropas y ganó de mano a los hombres de la Caballería. Su principal golpe de efecto fue el ataque al Cuartel de Policía, donde cayó acribillado el jefe de Policía, el admirado dirigente colorado Roberto L. Pettit, de apenas 31 años de edad, entre varios jefes y oficiales asesinados durante el ataque. Las balas lo alcanzaron cuando auxiliaba al subjefe de Policía, comisario Caballero Zavala, malherido en un zaguán del edificio. Cuando el comandante del Batallón 40, Mario Ortega, supo que Pettit había sido herido, ordenó que sea trasladado con urgencia a un hospital, pero ya era demasiado tarde.
      Embed

El principio de un largo reinado de terror


"Stroessner consumó su golpe, apurado como consecuencia de la debilidad notoria del Gobierno de Chaves y de la anarquía reinante en el país. Lo respaldaron los militares, cansados del caos creado por los políticos y hartos de ser utilizados por los civiles para sus aventuras de poder desde la finalización de la guerra civil de 1947. Querían que un uniformado, específicamente Stroessner, tomara finalmente el Gobierno", destaca Bernardo Neri Fariña.

Al día siguiente, 5 de mayo, la Junta de Gobierno del Partido Colorado instaló una sesión oficial, en la que exigió a Federico Chaves que presente su renuncia a la presidencia de la República, y resolvió designar al general Alfredo Stroessner como candidato del partido para el periodo constitucional restante (1953-1958), estableciendo el 15 de agosto como fecha para que asuma el cargo.

Igualmente, la Junta designó como presidente provisional al arquitecto Tomás Romero Pereira, quien luego entregaría el cargo a Stroessner.

Varios sectores de la sociedad, incluyendo al opositor Partido Liberal, saludaron la caída del Gobierno de Federico Chávez. "La Nación reclamaba, con sus voces más enérgicas, un alto en el camino de la perdición por el que le estaba arrastrando el coloradismo, bajo la égida funesta de Chaves", sostuvo un comunicado oficial del liberalismo, presidido por José P. Guggiari, ex presidente de la República.

Stroessner aparecía ante la mirada de muchos dirigentes y analistas como el "hombre providencial" que iba a traer "paz y tranquilidad". No se imaginaban que esa paz iba a tener un muy alto costo...

Dejá tu comentario