16 abr. 2024

Gobierno debe dar respuestas ante los cortes de energía eléctrica

En este mes de enero se han batido récords históricos de temperaturas elevadas, de acuerdo con la Dirección de Meteorología. La ola de calor, los incendios y el humo acumulado en el ambiente, sumado a la sequía configuraron un escenario pavoroso que se completó con los cortes de energía eléctrica. El humor social no ha podido estar más sombrío, la gente está harta y se siente impotente ante la situación. En medio del caos, las autoridades de la Administración Nacional de Electricidad (ANDE), anuncian que se baten récords de consumo pero no ofrecen soluciones a la castigada población y pide sin embargo a la ciudadanía que declare la carga real de luz y nuevas conexiones para evitar apagones. Esta narrativa es inaceptable pues desliza la culpa sobre la población y no sobre las autoridades que no son capaces de garantizar la provisión de energía, una provisión por la cual se paga un alto precio cada mes.

La imagen de una familia durmiendo sobre colchones en el patio de su casa debido a la falta de energía eléctrica se ha popularizado esta semana convirtiéndose en todo un símbolo de la desesperación en la que subsiste la población en medio de una ola de calor que ya ha batido récords.

Las altas temperaturas de las últimas semanas son un verdadero castigo para muchas familias al no tener garantizada la provisión de energía eléctrica. Los pobladores de ciudades y barrios enteros han debido improvisar para poder sobrevivir a la ola de calor sin poder utilizar ventiladores ni acondicionadores de aire. Los cortes en algunos casos llevan varios días y las autoridades de la ANDE no les han ofrecido explicaciones ni les han dado respuestas. Quienes poseen un vehículo han podido trasladar sus dormitorios a los mismos, los demás, han optado por dormir sobre sus colchones en sus patios.

Debido a la ola de calor que azota al país desde principios del año hizo que la ANDE haya registrado nuevos picos históricos de consumo de energía. El Presidente de la ANDE había informado que uno de los valores a los que se llegó equivale a casi la potencia de dos centrales hidroeléctricas de Acaray. Según el funcionario, “El sistema eléctrico paraguayo respondió acorde a los requerimientos del consumo”, mientras las redes sociales se recargaban de reclamos por los constantes cortes de luz.

La realidad es que, el precario sistema de distribución eléctrica se sobrecarga y provoca los cortes. Como alternativa de solución, a largo plazo, la empresa estatal ha pedido a los usuarios que declaren sus cargas, y que denuncien las conexiones clandestinas.

De esta manera, la Administración Nacional de Electricidad, lejos de ofrecer una solución a los usuarios por los cortes de luz en plena y agobiante ola de calor extremo, traslada la responsabilidad a los consumidores para evitar los apagones en la temporada de verano.

La castigada población está impotente ante la situación y reclama soluciones.

Es deber y obligación del Gobierno ofrecer respuestas satisfactorias e inmediatas al problema de los sucesivos cortes de energía eléctrica. Son absolutamente inaceptables las excusas de sobrecarga del sistema. Los funcionarios y los técnicos deben contar con herramientas que les permitan analizar el escenario climático, de modo a formular alternativas ante fenómenos como los que estamos viviendo actualmente.

El Paraguay dispone de tres represas hidroeléctricas que generan energía limpia; y esa es una riqueza que no beneficia a la población por la falta de gestión, previsión e inversión de los sucesivos gobiernos y autoridades que acostumbran década tras década formular las mismas excusas.

Pero esta situación ya no puede sostenerse.

La imagen de familias enteras durmiendo en el patio por los cortes de energía son una anécdota cruel que retrata la incompetencia de las autoridades. Los paraguayos tenemos derecho a recibir servicios eficientes que garanticen nuestra calidad de vida. El Gobierno debe dar respuestas y soluciones.

Más contenido de esta sección
Hace unos días, fue intervenida una estancia en Fuerte Olimpo, Alto Paraguay, y en el lugar fueron detenidas diez personas de cuyo poder incautaron fusiles AR47 y una avioneta Cessna, además descubrieron una pista clandestina que habría pertenecido a la estructura liderada por el supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset y al presunto líder de tráfico de drogas, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico. Resulta insostenible la falta de control del espacio aéreo nacional, ante la impasividad o complicidad de las autoridades.
Aproximadamente, unos 1.300.000 niños y adolescentes paraguayos retornaron a clases en los establecimientos educativos públicos hace unos días, y el escenario que hallaron muchos de ellos ha sido el de una infraestructura deficiente y precariedades. A pesar de que la Constitución Nacional consagra el derecho a la educación, frente a la realidad a la que asistimos, parecen apenas palabras vacías de significado debido a la ceguera de nuestros líderes políticos para anteponer los intereses de la mayoría y apostar por el presente y el futuro del país.
El acceso de los niños a alimentos adecuados y saludables es esencial para garantizar su bienestar físico, intelectual y social. Los programas de alimentación escolar han formado parte de la política educativa desde hace más de un siglo y permanecen en la actualidad, independientemente del nivel de desarrollo de los países y de los ingresos de los hogares. Pero en todos los países el programa se ha planteado de manera integral y tiene alto consenso social. Paraguay no puede ser una excepción. Los cambios planteados solo generaron conflictividad, a la vez de que no garantizarán mejoras sustanciales.
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.
La violencia contra las mujeres es una preocupante realidad en el Paraguay. En este Día de la Mujer Paraguaya debemos recordar los datos de las instituciones que señalan que, pese a las leyes, los casos de violencia en el hogar y los casos de feminicidio no disminuyen. Estamos lejos de ser una sociedad que respeta y valora las capacidades de las mujeres; prueba de ello es el aumento en el último año de la violencia política. Este es un indicador del largo camino que nos falta andar para ser una sociedad verdaderamente democrática.
Las reguladas del servicio del transporte público forman parte ya de la realidad cotidiana para los pobladores de la capital, su área metropolitana y el Departamento Central. El mal servicio, no obstante, afecta a todas las ciudades y localidades del Paraguay. Este, además de la salud pública, es el servicio más ineficiente que debe padecer la ciudadanía. Las humillaciones que a diario soportan los usuarios son inaceptables. Un transporte público seguro y cómodo es un derecho que tienen los paraguayos y significa calidad de vida.