Sucesos

Giuzzio y fiscala se contradicen sobre el trasfondo de crimen de empresario

Mientras el ministro del Interior afirma que el caso tiene relación con el narcotráfico, una de las investigadoras alerta que sería irresponsable sostener esa teoría en esta etapa de las pesquisas.

“De un tiempo a esta parte, en la mayoría de los casos, son consecuencia de procedimientos que se dieron anteriormente, relacionados con incautación de droga”, divagó el ministro del Interior, Arnaldo Giuzzio, sobre el crimen de Mauricio Schwartzman, que fue asesinado por sicarios en la noche del domingo.

En medio de una improvisada rueda de prensa, el secretario de Estado fue más allá y reveló que, según informaciones que le brindaron, el violento asesinato fue parte de una venganza realizada por grupos delictivos y relacionada con la megacarga de 2.331 kilos de cocaína incautados en Villeta, en octubre de 2020.

“Después de un hecho importante, en este caso una incautación importante de droga, por lo general la criminalidad organizada trata de encontrar responsables y también enviar un mensaje, principalmente, para su propia gente”, insistió el ministro responsable de la seguridad.

Pero la fiscala Alicia Sapriza, una de las que están a cargo de las pesquisas, no está muy de acuerdo, más bien trató de ser cautelosa para definir el móvil del crimen que conmocionó a la sociedad. “No estamos en condiciones de afirmar eso; hasta no tener los elementos no es prudente ni responsable afirmar algo así”, expresó como respondiendo a la teoría de Giuzzio.

Si bien no puede aún jugarse por alguna hipótesis, la fiscala hizo la salvedad de que no se puede descartar ninguna de ellas en este momento de las pesquisas.

15 BALAZOS EN SEGUNDOS. La profesionalidad de los sicarios que mataron al empresario quedó evidenciada con la difusión de imágenes de una de las cámaras de seguridad, que captaron el momento en que lo acribillaron al bajar del vehículo, en la noche del domingo, frente a su casa, en barrio Jara.

Según se puede ver en el video, el ataque solo duró apenas medio minuto, que les bastó a los cuatro hombres para realizar varios disparos.

Ayer, luego de la autopsia, se confirmó que Schwartzman recibió quince impactos de bala en distintas partes del cuerpo.

“Primero me informaron de doce balazos, pero luego notaron más en las manos y brazos”, indicó la fiscala Sapriza.

La agente del Ministerio Público agregó que por la forma en que se dio el ataque, se puede deducir que fue realizado por asesinos a sueldo contratados desde la frontera.

Llama la atención de los intervinientes la frialdad con que actuaron, teniendo en cuenta que se trata de una zona residencial donde abundan las cámaras de seguridad.

Los sicarios tenían claro su objetivo y, antes de realizar el encargo, tomaron de rehenes al guardia de seguridad y a otro empleado de la víctima.

Esperaron unas horas con paciencia hasta que llegase el hombre, alrededor de las 23:00 horas, estacionando su vehículo sobre la calle San Agustín. Cuando bajó del rodado para abrir el portón, lo acribillaron con armas de guerra.

Dejá tu comentario