Política

Funcionarios exigen recaudar más y presidente alega crisis en el campo

La mala situación financiera de los productores es el motivo por el que existen bajos ingresos en el Indert, según Vega, quien defendió a la gerente de Créditos, tras una denuncia por posible quiebra.

Funcionarios del Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert) se reunieron en asamblea para manifestar su preocupación por la baja recaudación en la institución, debido a que no se realizan las tareas necesarias para concretar los cobros, en la Gerencia de Créditos, a cargo de Mirna Alaye, quien actuó como operadora política de la campaña electoral del gobernador de Alto Paraná, Roberto González Vaesken.

El secretario general del sindicato, Roberto Díaz, dijo que para este año se tiene proyectada una recaudación de más de G. 33.000 millones, lo que por mes sería alrededor de G. 2.700 millones; sin embargo, en enero solo se recaudó poco más de G. 300 millones y en febrero, G. 200 millones.

Se teme que los programas de desarrollo para los campesinos estén en riesgo. “La gerente de Créditos que vino con el presidente no está cumpliendo su función, está haciendo una intervención en Alto Paraná, por ejemplo, tareas ajenas a la Gerencia. Tenemos créditos morosos elevados que no se están cobrando y no se están requiriendo porque ella no le da la instrucción a su Departamento de Recuperación de Créditos. Si seguimos así va a sucumbir el Indert”, expresó Díaz.

El secretario adjunto del sindicato, Alcides Fernández, mencionó, por su parte, que el presidente no tiene una política de trabajo articulado entre sus departamentos para ejecutar las recaudaciones.

“El presidente dijo que hay mucha corrupción en la Gerencia de Créditos. Si sabe que hay corrupción, tiene que denunciar donde corresponda, tiene que denunciar al funcionario. Y si la gerente de Créditos se enteró de algún pedido de coima, tiene que denunciar al funcionario. Hay que mejorar la recaudación porque esta institución tiende a desaparecer con esta situación”, señaló.

CRISIS. El presidente Mario Vega llegó de sorpresa junto con sus gerentes al patio de la sede del Indert donde se desarrollaba la asamblea y respondió a los funcionarios que la baja recaudación se debe a la crisis financiera en el campo. Detalló que los pequeños y medianos productores beneficiarios de la reforma agraria no tienen “ni G. 300.000” para pagar los aranceles.

Recordó además la recesión económica del año pasado y la intervención de la Región Chaco, que es la fuente de mayor recaudación. Pero que espera mejoren a partir de ahora los ingresos. “Dependemos de la gente del campo y hay crisis en el campo”, expresó.

Añadió que la administración anterior dejó “unos 70.000 pagarés vencidos, perdidos, por valor de G. 16.000 millones; vamos a tratar de notificar (a los propietarios de los lotes) para subsanar esta situación”, indicó.

Vega también informó que los fondos disponibles de este año en las arcas de la institución suman más de G. 12.000 millones, como resultado del levantamiento de un embargo existente desde 2014 y las recaudaciones de enero y febrero de este año.

El caso fue caratulado como “Jorge dos Santos contra el Instituto Rural del Desarrollo de la Tierra sobre incumplimiento de contratos”.


12.000
millones de guaraníes es la recaudación del Indert, suma con la cual Mario Vega defendió su gestión.

200
millones de guaraníes recaudaron en febrero, cuando por mes se debe alcanzar 2.700 millones de guaraníes.

Dejá tu comentario