21 feb. 2024

Estiman que Brasil recibe USD 540 millones con nueva tarifa de Itaipú

En contrapartida, para Paraguay se acumulan USD 260 millones, según las aproximaciones del experto Victorio Oxilia. La tarifa 2022 de Itaipú se definió tras discrepancias durante casi un año.

Reunión del Consejo de Administración de la Itaipú Binacional_36350009.jpg

Sesión. El Consejo de Itaipú se reunió el pasado 9 de Agosto y definió las bases presupuestarias del ente.

El experto en energía, investigador y docente Victorio Oxilia lamentó la poca información en torno al acuerdo por la tarifa 2022 de la Itaipú Binacional (IB), y estimó que el beneficio final para Brasil es de USD 540 millones, mientras que para Paraguay los montos de ingreso llegan a USD 260 millones.

“Es una estimación, justamente por la falta de transparencia. Hicieron el anuncio de la tarifa, no del desglose. Tendrían que haber presentado cuáles son los gastos de explotación para el 2022, en primer lugar. Porque eso es lo que se negoció principalmente, lo demás fueron puntos pacíficos, el componente de la deuda, los royalties, lo que corresponde a utilidades y resarcimiento a ANDE. La cesión podían negociarla al momento de acordar la tarifa”, indicó Oxilia.

En efecto, cuando se anunció la definición de la tarifa, la IB resaltó que se acordó el valor de USD 20,75 kW/mes, un valor intermedio con respecto a las propuestas planteadas inicialmente por ambas márgenes. Al mismo tiempo, señalaron que el valor acordado permitirá ingresos estimados de USD 220 millones para cada país. Sin embargo, poco se explicó del contexto y de que al bajar la tarifa se reduce el costo de la energía paraguaya cedida al Brasil, sin haber solicitado más compensación.

“Otro punto que me preocupa es justamente los gastos de explotación. Los gastos de explotación se elevaron, eso es seguro, hubo un incremento enorme. Esos gastos aparentemente fueron a USD 1.150 millones, o más que eso, y tradicionalmente eran del orden de los USD 750 millones más o menos, incluyendo los proyectos sociales que en los últimos años eran de USD 80 millones para cada país, eso se mantuvo aparentemente”, declaró Oxilia.

DETALLES. El experto, ex secretario general de la Organización Latinoamericana de Energía (Olade), indicó que ese es el primer número a tener en cuenta, el de los gastos socioambientales, los USD 80 millones para ambos países. Otros USD 140 millones son para la ANDE (USD 220 millones en total). El profesor señaló que para el sector eléctrico brasileño son USD 140 millones o más dinero.

“Las noticias oficiales del Gobierno de Brasil encontré información, donde indican que finalmente consiguieron su tarifa de USD 18,97 kW/mes, y que mantienen eso internamente, la negociación de una tarifa intermedia no les afectó”, relató el investigador.

Así, el gigante sudamericano compensa su valor interno con relación a la tarifa intermedia a la que se llegó (USD 20,75 kW/mes), y esa diferencia es más o menos de USD 220 millones, lo cual “significa que están consiguiendo los fondos para mantener su tarifa”. “Se da a entender que sumándolos a los gastos socioambientales ya son USD 300 millones. En ambos casos, eso está en gastos de explotación”, estimó.

Ahora, por la reducción de la tarifa (de USD 22,60 kW/mes a USD 20,75 kW/mes) son USD 280 millones menos por la producción de Itaipú, pero el beneficio para la ANDE es solamente de USD 40 millones, mientras que USD 240 millones recibe Brasil en el mismo concepto, ya que se lleva la mayor parte de la energía. “Sumados a los USD 300 millones que recibe Brasil son USD 540 millones, contra los USD 260 millones que aparentemente recibe Paraguay”, cuestionó.

220 millones de dólares son los ingresos estimados para Paraguay y Brasil, según informó la Itaipú Binacional.

20,75 dólares por kilovatio/mes es la tarifa 2022 de Itaipú, tras un acuerdo que llevó casi un año de definición.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.