27 feb. 2024

Enviado del Papa inaugura primer centro de prevención de abusos

El cardenal Seán Patrick O’Malley, arzobispo de Boston, miembro de la Comisión Doctrina de la Fe, presidente de la Pontificia Comisión para la Protección de los Menores (PCPM) y consejero del Papa, participa hoy del II Congreso sobre la gestión de la Iglesia en casos de abuso sexual en niños y niñas. Ayer bendijo la apertura del primer Centro de Estudios –en el mundo– de la Dignidad Humana y Prevención de Abusos, en la Universidad Católica Nuestra Señora de la Asunción (UC).

En su arribo, el purpurado resaltó la importancia histórica de este II Congreso que trata los abusos sexuales en la Iglesia. Destacó que se busca transparentar la gestión de la Iglesia, el trato con menores y principalmente prevenir los abusos. ‘‘Me alegro de que pude venir a ser parte de esto. Vamos a hablar de la misión que el Santo Padre ha dado a la Comisión para la Protección de Menores”, comentó el cardenal a Cáritas 680 AM.

El congreso coincide en un contexto crítico hacia la alta jerarquía de la Iglesia Católica paraguaya, con la denuncia del acoso a la universitaria, hoy refugiada en Uruguay, Belén Whittingslow, por parte de un docente de la UC, Cristian Kriskovich. La universitaria denunció que el arzobispo emérito de Asunción, monseñor Edmundo Valenzuela, le habría persuadido para que guarde silencio.

Inauguración. En su primer acto oficial, Seán Patrick O’Malley participó y dio su bendición en la inauguración del primer Centro de Estudios de la Dignidad Humana y Prevención de Abusos en la Universidad Católica Nuestra Señora de la Asunción (UC).

El cardenal O’Malley destacó que la inauguración de este centro coincide con el décimo aniversario del papado de Francisco, quien tiene como una de sus prioridades la protección de los niños. “Esperemos que nuestros hermanos católicos se den cuenta de que la forma de ser discípulos de Dios es su preocupación por los niños. El tema del abuso es muy difícil, pero es nuestra prioridad la seguridad de todos los niños y adolescentes”.

El centro fue posible con el convenio de cooperación suscrito entre la UC y el Centro de Investigación y Formación de Protección al Menor-Latinoamérica (Cepromelat), que se define como una organización católica internacional que promueve una cultura del cuidado basada en la dignidad humana, la prevención de la violencia y los abusos, así como el respeto a los derechos de las personas.

Congreso. Bajo el lema “Atender, informar, comunicar: Claves para una gestión eficaz en los casos de abuso sexual”, el II Congreso sobre la gestión eficaz en casos de abuso sexual arranca esta mañana y se extenderá hasta el viernes 17 de marzo en el Hotel Excelsior.

El cardenal Adalberto Martínez Flores, arzobispo de Asunción, será el encargado de dar, a las 09:00, la apertura al encuentro del que participan líderes eclesiales, de la sociedad civil, representantes religiosos y todas las personas que estén interesadas en la prevención.

Con este evento se busca crear conciencia y movilizar acciones para una mejor protección de los menores en Latinoamérica.

El cardenal Seán O’Malley, como presidente de Pontificia Comisión para la Protección del Menor, disertará a las 10:00 sobre La respuesta institucional de la Iglesia a las víctimas de abuso. Reflexión desde la perspectiva y programación de la Pontificia Comisión. A las 11:30, el doctor Daniel Portillo Trevizo, director del Consejo del Cepromelat, desarrollará el tema: ¿Qué esperar de la Iglesia en torno a la crisis de los abusos sexuales? La atención pastoral a víctimas de abuso sexual de la Iglesia Católica será otro tema a ser desarrollado, la disertación hará monseñor Charles Scicluna, arzobispo de Malta.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.