Mundo

En vísperas de elecciones Bolsonaro y Haddad refuerzan la polarización

Los candidatos a la presidencia de Brasil quemaron sus últimos cartuchos para intentar convencer a los indecisos, en la víspera de unos comicios donde el ultraderechista llega como favorito.

Los 147,3 millones de electores brasileños escogerán hoy al nuevo presidente del país en medio de una pronunciada polarización que el ultraderechista Jair Bolsonaro y el socialista Fernando Haddad insistieron en llevar hasta las vísperas de los comicios.

Los dos favoritos a ganar las elecciones más imprevisibles y polarizadas desde que Brasil recuperó su democracia en 1985 aprovecharon las redes sociales para, en plena jornada de reflexión, poder extender la campaña con nuevos ataques.Haddad divulgó un video en el que aseguró que Bolsonaro, consciente de que perderá en un eventual balotaje si tiene que participar en debates, decidió pedir el voto útil de los votantes de otros candidatos para intentar garantizar su elección este domingo sin necesidad de una segunda vuelta, que será necesaria en caso de que ninguno consiga más de la mitad de los votos.

Embed

“El otro lado está desesperado porque saben que si Bolsonaro es obligado a participar en debates (para la segunda vuelta), su liderazgo va a derretirse”, afirmó Haddad en el video que grabó durante su visita al nordeste de Brasil, en donde decidió terminar su campaña en un intento por frenar la subida de Bolsonaro en la recta final.

El sucesor del ex presidente Lula da Silva como candidato del Partido de los Trabajadores (PT) cambió su agenda a última hora y decidió pasar en el nordeste, fortín electoral de Lula, para reforzar su favoritismo entre los más pobres en una disputa en que la mayoría de los más ricos optaron por el ultraderechista.

El ultraderechista, polémico por ser defensor de la dictadura militar (1964-1985) y por sus declaraciones de tinte machista, racista, homofóbico y xenófobo, hizo el viernes un llamado al “voto útil” para intentar ganar las elecciones ya en la primera vuelta.Para Haddad, esa estrategia obedece a que Bolsonaro, que pasó hospitalizado la mayor parte de la campaña tras haber sido acuchillado el 6 de setiembre, quiere evitar los debates necesarios para la segunda vuelta porque sabe que no lo favorecerán.

“Si el pueblo y Dios nos permiten ir a la segunda vuelta, con todo respeto a los demás candidatos, Brasil tendrá la oportunidad de comparar dos proyectos, uno que incluye y defiende derechos y otro que solo habla de cercenarlos”, afirmó el candidato socialista.Bolsonaro, que ha preferido limitar su campaña a las redes sociales, divulgó en su cuenta en Twitter en los últimos días mensajes en que refuerza su perfil como el candidato “antiLula”, “antiPT”, “anticorrupción” y “anticriminalidad”, estrategia que le ha permitido canalizar el voto de los millones de brasileños insatisfechos con la crisis política, económica y social del país.

En su mensaje de ayer prometió combatir con rigor la criminalidad, un discurso que le ha garantizado muchos votos en un país que el año pasado registró un récord de 63.880 homicidios.El polémico diputado también reforzó su perfil como el candidato que puede derrotar al PT, lo que le ha servido para atraer a los electores insatisfechos con los escándalos de corrupción que salpicaron en los últimos años al partido liderado por Lula.El laborista Ciro Gomes, tercero en los sondeos con un 11%, volvió a presentarse este sábado como alternativa tanto para quienes no quieren a Bolsonaro como para quienes no quieren el regreso del PT, y como una salida para ponerle fin a la polarización y unir al país.

Fuente: EFE

Dejá tu comentario