Economía

En tiempos de crisis, la gente se ingenia contra las vacas flacas

La situación económica actual afecta tanto a los pequeños comerciantes como a sus clientes.

@lakolman

En el microcentro de Asunción sus empanadas son unas de las más famosas. Desde hace 30 años el pequeño negocio de Pedro González ocupa un reducido espacio sobre la calle 15 de Agosto y la venta de empanadas y sándwiches de milanesa logró sacar adelante a su familia.

Hoy, la situación económica se ensaña con todos: “Bajó mucho este año, unas 300 menos vendo, antes fácilmente vendía mil empanadas y ahora difícilmente alcanzo esa cantidad”, reconoce Pedro.

Según él, la gente cortó la media mañana, pero no el almuerzo; y admite que siempre le vienen bien los días de manifestaciones, porque el caos del tránsito se convierte en oportunidad para vender más empanadas. Entre estas, las de carne mandan, porque de 100 solo 10 empanadas de jamón y queso se venden, explica Pedro, y le pide al presidente que trabaje más, “así no podemos vivir, hay que trabajar un poco más, todos juntos. Mi deseo es que mejore la situación”.

EVENTOS COMPLICADOS. Lo que popularmente se conoce como periodo de vacas flacas tiene un nombre técnico, y de hecho, lo que en la calle llaman crisis o #DesastreKoMarito, los economistas denominan recesión técnica.

Cuando el PIB cae por dos trimestres de seguido se habla de recesión. El economista Aníbal Insfrán explica que el país tuvo la combinación de muchos eventos complicados. “Eso implicó la caída del PIB. Los motores de crecimiento de Paraguay son los sectores primarios, agropecuarios, ganadería y agricultura, y cuando esos sectores están mal, entonces tenemos problemas a nivel general, y aquí se combinaron problemas en el sector agrícola, ganadero, en el sector comercial, y todo ese conjunto generó una caída en la producción del PIB”.

Reconoce el economista que la caída del ingreso medio en procesos recesivos impacta más fuertemente en las clases menos favorecidas. “Cuando tenés caídas en las ventas, caídas en el consumo, caídas en el empleo, los primeros afectados son los trabajadores informales, desempleados. Los que no tienen una seguridad social plena son los primeros afectados, y en Paraguay no tenemos un sistema de protección fuerte; no tenemos un sistema de seguro del desempleo; no tenemos un sistema de anticíclico que nos permita decir que en periodos de recesión vamos a activar algunos mecanismos para apoyar a esas clases más necesitadas”, señala.

Puretón. En Las Delicias Mercadito, todo un ícono en la capital desde hace 25 años, la recesión también se manifiesta. Para Rebeca Miskinich, la cantidad de gente es la misma, pero consumen menos. “No viene a comer un asado a la olla, pero viene a comer un tallarín, que es más barato. La cantidad de clientes no baja, pero consumen menos”, indica.

Agrega que los costos para la preparación de las comidas también se elevan. “Nosotros peleamos también con proveedores, porque no damos las comidas muy caras, entonces tenemos que salir a buscar mejores precios y con la crisis todo el mundo te quiere alzar el precio de lo que sea”, manifiesta. En el Mercadito el menú más económico cuesta G. 9.000, y el famosísimo puretón, G. 8.000.

Por su parte, Clara Valenzuela, quien vende chipas sobre la calle Palma, está acostumbrada a vender menos en esta época, ya que debido al calor se consumen menos chipas, aclara.

Clara Valenzuela. En el verano se consume menos chipa.
Clara Valenzuela. En el verano se consume menos chipa.
Clara Valenzuela. En el verano se consume menos chipa.

Sin embargo, también nota la ausencia de clientes. “Vacías están las calles, ahora estamos empezando el mes y la gente ya no tiene más plata, porque suben las cosas. Antes Palma estaba llena de gente y ahora los fines de semana no hay nada. Es que no hay más plata y lo que hay… hay que hacer rendir”, señala. Clara todavía recuerda cuando acompañaba a su madre, quien vendía cerca de La Riojana, hace 40 años, cuando una chipa costaba 1.500 guaraníes. “Antes se vendía muchísima chipa, y ahora es muy caro todo, suben los precios: una chipa cuesta 4.500 guaraníes, y la chipa so’o 7.000”, señala.

OJALÁ QUE LLUEVA. La recesión afecta a todos y de formas diferentes. Manuel Ferreira, economista y ex ministro de Hacienda, apunta la importancia de lo que sucede a nivel agrícola y explica que el mayor volumen de carga son los productos agrícolas.

En ese sentido, ofrece un dato contundente: “Nosotros perdimos este año más o menos 5 millones de toneladas de carga, si dividimos entre 25, que es más o menos la carga de un camión, en flete nomás perdimos 200.000 fletes; y un flete cobra un camionero un millón de guaraníes. O sea, los camioneros dejaron de cobrar más o menos 200.000 millones de guaraníes, solo ellos; lo que significa que se vendió menos combustible, menos chipa, que se trabajó menos en el puerto, que las barcazas se movieron menos. Todos esos impactos genera el sector agrícola”.

TODO MAL El viceministro de Economía del Ministerio de Hacienda, Humberto Colmán, reconoce que estamos en un año en el que se juntaron un montón de cosas negativas; sin embargo, afirma que la recesión ya está pasando. “Ya pasó en realidad, porque se trata de los dos primeros trimestres del año. Hay un punto de inflexión posiblemente en los próximos meses, y es razonable esperar que va a haber una variación positiva”, afirma.

El funcionario sostiene que la situación ya está mejor ahora. “Hice el cálculo de la recaudación tributaria, que sigue muy de cerca lo que pasa con la actividad económica, y la recaudación al cierre del tercer trimestre ya fue positiva, más del 4% de crecimiento. Se vieron ya en julio mejorías, también en las compras por tarjeta”, indica.

El viceministro deja un mensaje, que todo el pueblo paraguayo espera que sea verdad: “Para resumir, yo diría que lo peor del año ya pasó, y tengo confianza de que de aquí en adelante ya van a haber variaciones positivas, y la gente va a empezar a sentir eso”. Mientras tanto, y por las dudas, a seguir manteniendo los cinturones bien ajustados.


EL PAÍS EN RECESIÓN

Recomendaciones para aguantar la crisis

El economista Manuel Ferreira deja sugerencias para este tiempo de vacas flacas.
PRUDENCIA. Es momento para ser prudentes, por ejemplo, si vas a tomar deudas, tiene que ser en función de tus ingresos, y si podés hacer frente a esa deuda. Ej.: No tomes deuda en dólares si tus ingresos son en guaraníes.
APUESTAS. No apuestes a tomar un crédito porque creés que te van a subir el salario dentro de 6 meses. No vayas a gastar tu aguinaldo, es lo que muchos hacen, gastan anticipadamente.


CONSUMO. Si estás comprando algún tipo de bien y podés conseguirlo más barato, comprá un bien que sea más barato. Por ejemplo, si tomás cerveza X, dejá de tomar esa marca y tomá H. Empezar a consumir bienes más baratos. Hacer rendir tu dinero.
Creo que muchas veces la gente en este tipo de situaciones apuesta a que va a pasar algo y gasta en función de lo que va a pasar, que no es seguro que vaya a pasar.
“Esas serían mis recomendaciones: tratar de ser muy cuidadoso con lo que tenemos porque el problema es que en una situación de crisis no es seguro que sigas teniendo lo que tenés”, explica Ferreira.

ventas. La situación económica actual afecta tanto a los pequeños comerciantes como a sus clientes.

confianza. Viceministro de Economía sostiene que lo peor del año ya pasó. “Es razonable esperar una variación positiva”.

300
“empanadas menos vendo en estos tiempos, antes vendía mil; ahora difícilmente alcanzo esa cantidad”.

200.000
millones de guaraníes dejaron de cobrar los camioneros. Perdimos más o menos 5 millones de ton. de carga.

Dejá tu comentario