20 feb. 2024

En pleno examen

Luis Carlos Irala

reunión gafilat

La evaluación, en este caso de Paraguay, se basa en el cumplimiento de unas 40 recomendaciones del Gafilat.

Foto: Luis Enriquez.

Los emisarios del Gafilat empezaron a evaluar el funcionamiento y la efectividad del sistema antilavado de dinero en el país. Las autoridades locales tuvieron suficiente tiempo para prepararse y hacer las tareas con miras a dar un buen rendimiento.

Al término de la primera semana de evaluaciones los voceros de la Secretaría de Prevención del Lavado de Dinero y Bienes (Seprelad) se mostraron confiados de que hasta ahora se pudo responder a todas las consultas de los evaluadores.

Ya pasaron ante la mesa examinadora más de 100 funcionarios de unas 17 instituciones estatales y, según adelantaron, las respuestas brindadas a los examinadores del Gafilat fueron hasta ahora alentadoras. Aunque en todo examen puede haber sorpresas, por lo que habrá que esperar todavía un buen tiempo para tener la calificación final.

El punto culminante de la primera semana de evaluaciones se desarrolló en Ciudad del Este. La jornada se extendió hasta entrada la noche, tiempo en que los observadores se trasladaron hasta la zona primaria de Aduanas y el sector de Puertos.

Los emisarios del Gafilat realizaron una serie de preguntas relacionadas con el tráfico de personas y mercaderías. Pero, en horas de la mañana, fueron convocados los representantes de las casas de cambio. Al finalizar el encuentro, los voceros del sector privado defendieron el trabajo que realizan en la ciudad fronteriza y aseguraron que cumplen con todas las normas de prevención y control para evitar la entrada de dinero de origen dudoso en la sistema financiero.

Los evaluadores del Gafilat hasta ahora no realizaron ningún adelanto sobre lo observado hasta el momento y se espera que este viernes comuniquen a los representantes del gobierno sus primeras impresiones.

En esa reunión los evaluadores informarán sobre los hallazgos más resaltantes durante de la examinación y se tendrá así un primer informe preliminar. Será un día por demás importante porque puede indicar el camino hacia la aprobación del examen o un lamentable aplazo.

Tanto el sector público como el privado están apostando a pasar el examen, pues son conscientes de las graves implicancias económicas y financieras de un eventual ingreso a la lista gris de GAFI (Grupo de Acción Financiera Internacional).

Al parecer, los únicos que estarían apostando a un eventual aplazo del país son los parlamentarios opositores, que se reunirán el viernes con los representantes del Gafilat.

Las autoridades locales hicieron todo lo posible por presentar buenas cartas ante los examinadores. Todas las instituciones involucradas en la lucha contra el lavado de dinero están presentando sus mejores resultados estadísticos con miras a convencer de que están comprometidas en la lucha contra la ilegalidad.

Para el Gafilat, los temas relacionados con la corrupción, el contrabando, el narcotráfico y el financiamiento al terrorismo son las cuestiones claves y en todo momento analizan qué tan efectivas son las leyes y los mecanismos de control. Pero, definitivamente, lo que más interesa son los resultados obtenidos, ya sea en forma administrativa o en la sanción aplicada por la Justicia a los involucrados.

Queda todavía una semana más de evaluación, serán jornadas de idas y venidas de los funcionarios públicos de distintas jerarquías.

Posteriormente serán convocados también los representantes del sector privado. Serán reuniones más que interesantes, considerando que la circulación de dinero de dudoso origen afecta sensiblemente a las empresas que operan en la legalidad.

Además, el sistema financiero es uno de los sujetos obligados que mayor gestión debe realizar para evitar el ingreso de dinero malhabido en el circuito financiero formal.

Por el bien del país y de la economía todos los sectores deben sumar esfuerzos para aprobar este examen. Seguro que hay mucho aún por mejorar, pero lo importante es tomar el compromiso de iniciar las tareas y continuar hasta cumplir los requisitos.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.